Skip navigation

Tag Archives: CRISIS

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar “superado”. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y las soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de ésto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

ALBERT EINSTEIN


Va a ser una Nochemala para muchos, en especial para los damnificados de la crisis económica. Habrá quien eche la culpa de ella al sistema productivo dependiente en exceso del ladrillo, algunos añadirán que al gobierno. Mientras tanto, la banco volverá a ganar, siempre lo hace.

Sus máximos responsables toleraron hipotecas de alto riesgo y no midieron las posibles consecuencias. Sus decisiones han causado la mayor crisis económica desde la segunda guerra mundial y ha puesto al sistema al borde del colapso. Los bancos centrales se vieron obligados a salir en su socorro. Por todo esto, parece pertinente preguntarnos ¿qué hacemos con ellos?. No conozco dimisiones en la banca española, a pesar de que hayan tenido que recibir dinero a espuertas, que luego no han trasladado a sus clientes.

Sus dirigentes han eludido sus responsabilidades constituyendo consejos de administración de afines y poco compensados, donde las empresas auditoras eran amigas. Estos sátrapas de la economía cobran sueltos, que en algunos casos, llegan a ser de hasta 350 veces mayores que la nómina de alguno de sus empleados. Han menospreciado la figura del consejero independiente y se han rodeado de complacientes asesores económicos.

A estos reyezuelos han tenido que socorrer los gobiernos con el dinero de todos los contribuyentes. Se les considera “demasiado grandes para quebrar” y así, los países desarrollados han tenido que poner en sus arcas el 30% del PIB del erario público para cubrir su descontrol. Han socializado sus pérdidas, quienes son adalides del beneficio y el libre mercado, provocando que el déficit público de los gobiernos se haya disparado. Estos y los ciudadanos pagarán las consecuencias.

La pasada, ha sido la Nochemala para tanto damnificado y la pregunta es cómo nos cobramos los contribuyentes tanto destrozo. Qué hacer con el sistema bancario y cómo regular tanto descontrol, es de justicia; sobretodo, por la memoria de los cadáveres que han ocasionado y porque no es tolerable que se vuelva a repetir, al menos con la anuencia de quienes han pagado sus consecuencias.