Skip navigation

Category Archives: RELIGIÓN


EL HOMBRE, EN SU ORGULLO, CREÓ A DIOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA de Nietzsche

Leí en cierta ocasión que Jean Marie Lustiger, arzobispo de París, había declarado en alguna ocasión: “Soy católico pero sigo siendo judío”. Y es que, quien fuera durante 24 años máximo prelado de la capital francesa, provenía de una familia de comerciantes judía que se esmeró en proporcioanar al joven una educación laica pero respetando las tradiciones hebreas. Su nombre original fue Aarón y sintió de niño el acoso de los nazis y la muerte de su madre en el campo de Auschwitz.

El hecho me vino a la memoria cuando conteplé en la televisión cómo la comunidad musulmana de la ciudad de Roma había organizado el Jueves Santo de los cristianos un rezo muy cerca de la Vía Apia para reclamar lugares de culto. La noticia señalaba que el hecho no había gustado a quienes ese día organizaban un Vía Crucis en el interior de un edificio civil como es el Coliseo. A quien suscribe le recordó tanta intolerancia religiosa como la habida en la Historia protagonizada, precisamante, por quienes rezan a Dios.

Y uno, a quien esto de la religión se la trae al pairo, recuerda, más allá de que nuestros primeros antepasados fueran animistas, cómo quienes habitamos en este reino tenemos 7 siglos de historia islámica. Tiempo suficiente para que nuestros antepasados fueran durante siglos musulmanes o judíos. Quienes se pasean con el capirote de la intolerancia debieran tener presente que muy posiblemente por sus venas corre sangre musulmana o marrana (por lo de los judíos convertidos al cristianismo). Y es que la Historia es terca y la memoria olvidadiza cuando no recuerda cómo los cristianos, que adoran a un crucificado, en ocasiones niegan la presencia de manifestaciones religiosas que sus antepasados practicaron.

Al que suscribe ni le va ni le viene. Que cada palo aguante su vela. En materia religiosa tanta procesión, rezo mirando a la meca o golpe de craneo sobre el muro de las lamentaciones le da igual, pero le llama la atención que tanta oración sólo sirva para reafirmar las diferencias de cada uno. Y claro, uno se pregunta: ¿qué demonios rezan?.

Anuncios


LA VENGANZA ES EL SUEÑO DEL HOMBRE DESPIERTO de Aristóteles

Los coptos son los descendientes racialmente más genuinos de los antiguos habitantes de Egipto, y gracias a su lengua se logró interpretar los jeroglíficos. Afirman que fue San Marcos quien fundó su primitiva iglesia en el país de las pirámides. Y como religión cristiana humilde que es siempre me encontré sus pequeños templos en los lugares con más raigambre de países como Turquía, Israel, Grecia y por supuesto Egipto.

En la tierra de los faraones representan el 10 % de la población, y aunque muchos de ellos se manifiestan adiario en la plaza Tahrir seguramante no olviden que fue Mubarak el único que durante bastantes años los protegió. Es así, secularmente han estado sometidos por la mayoría musulmana y en numerosas ocasiones han visto sus templos incendiados (en la última ocasión una bomba en Alejandría ocasionó 30 muertos). Los coptos quieren un cambio democrático pero no olvidan y lo hacen muchos de ellos manifestándose a favor de Mubarak ante el temor de que se produzca en el país una islamización radical que les perjudique.

Constituyen junto con los Nubios una minoría importante (más de 7 millones) y se encuentran en Egipto desde antes de que en el sigloVII llegara la religión musulmana a sus tierras. A pesar de ello no tienen ninguna representación en los diálogos con el poder. Y esto es importante porque los acuerdos que allí se tomen se harán previsiblemente desde la óptica del mundo musulmán. Los coptos no olvidan que fueron radicales musulmanes quienes en numerosas ocasiones los acuchillaron, vejaron o destruyeron sus templos. Rezan con ellos en la plaza Tahrir, pero desconfían de que los Hermanos Musulmanes estén por una Constitución laica.

Escribo este artículo por el recuerdo de las veces que los vi en sus templos, por las ocasiones en las que recorrí sus barrios y sobre todo porque guardo en mi retina la primera vez que, en la parte vieja de Jerusalén, me los encontré paseando por de la Vía Dolorosa. Se lo debo.


EL ARTE DE AGRADAR ES EL ARTE DE ENGAÑAR de L de Clapiers

Siendo niño pasé unos maravillosos años en la ciudad de Burgos. De esa época viene mi pasión por la historia y el arte -en particular, el medieval-. Fui de esos chavales afortunados que jugó partidos de fútbol junto a la tapia del Monasterio de las Huelgas, que se iba a pasear con sus amigos en bicicleta hasta el también monasterio de Cardeña y que frecuentó con asiduidad -siguiendo la Cañada Real transitada por ovejas- la Cartuja de Miraflores en la que el fraile portero vendía estampitas de San Bruno y rosarios con perfume de rosas.

Fueron muchas las veces que nos aupamos a la tapia de esa Cartuja, fundada en 1442 por Juan II de Castilla y de León, pero en realidad ejecutada por su hija, la célebre Isabel la Católica. Su entrada siempre fue libre y era frecuente ver a los monjes de clausura dedicados a la oración, al trabajo en el huerto o paseando, con la capucha puesta y las manos entrelazadas en el interior de las mangas, por el pequeño claustro exterior. La iglesia es de un gótico de finales del siglo XV, en la que sobresale un impresionante retablo de Gil de Siloé realizado en madera de nogal y revestido de dorados y policromías al que el mismo autor acompañó con los sepulcros reales cincelados primorosamente sobre alabastro.

Fueron muchas las ocasiones en las que hasta allí acudimos para ver cómo arribaban los autobuses con turistas. Y fueron más las veces que nos metimos en el interior del claustro, que da acceso a la entrada a la iglesia, para guarecernos del frío y de la nieve burgalesa. En verano, y con la llegada del sol, constituía un placer obligado almorzar en la cercana arboleda de Fuentes Blancas y acercarse al río para bañarse. A aquellos monjes silenciosos, al igual que a los de Cardeña, les debo mi admiración por la espiritualidad de las órdenes contemplativas y mi pasión por el trabajo de los canteros.

Es difícil entender la orden de los cartujos sin las campanas. Las mismas que durante siglos escucharon los lugareños cercanos indicándoles, por ejemplo, el Ángelus. Y sí, uno se sintió muchas veces aventurero siguiendo los pasos los Cid Campeador montado en su caballo Babieca y desenvainando la Tizona mientras hacía jurar al rey que él no había tenido parte en la muerte de su hermano. Desde entonces tengo el convencimiento de que las mejores historias son las que se viven, y la mejores piedras son las que se tocan. Quizás sea por ello -y culpa tienen los frailes- que me encante manosear lo que en los museos se expone a riesgo de ser reprendido.


LAS RELIGIONES, COMO LAS LUCIÉRNAGAS, NECESITAN DE OSCURIDAD PARA BRILLAR de A. Schopenhauer.

Las religiones se encuentran más a gusto bajo el cobijo de estados totalitarios. Entre otras cosas, porque las prácticas absolutistas que son afines a muchas de ellas se desarrollan perfectamente en sistemas dictatoriales con los que comparten el clientelismo, la sumisión al mensaje del líder, así como su veneración. En cambio, las características de estas religiones casan mal con los estados democráticos en los que los mecanismos de participación, elección y derechos de los ciudadanos están más asentados. De esta forma, durante 40 años los intereses del Estado y de la iglesia católica fueron coincidentes.

Con el fin de la transición democrática la Iglesia se quedó con un mensaje y una estructura que en poco se asemejan a lo que la sociedad civil espera de las grandes instituciones. Lo cierto es que la sociedad se ha secularizado y que el apartado que le queda a las religiones es más bien pequeño, hasta el punto de que éstas se encuentran en clara regresión. A pesar de todo, los popes religiosos se empeñan en que el poder legislativo declare como delitos o fuera de derecho cosas que la moral cristiana considera pecado.

Así es cuando el Papa o sus vicarios en el Estado se oponen a leyes que, afectando a todos, a ellos no les gusta. Pero poco dicen de los acuerdos de 1979 con la Santa Sede que les benefician y que les permiten dotarse de unos recursos financieros que el resto de las religiones no poseen y que, además de poder ser anticonstitucionales, atentan contra la igualdad religiosa. Así es que, mientras la sociedad civil realizó su transición democrática, la religión católica sigue sin saber separar las cuestiones religiosas de las del Estado.

Durante los últimos años las fricciones con el Estado han sido habituales y la mayoría de las veces, porque los católicos no han admitido unas leyes no promulgadas contra ellos, sino a favor de la sociedad civil. Así, no han tenido en cuenta que sus preceptos morales les atañen sólo a quienes profesan su fé, pero que al resto le afectan otros valores o modelos de conducta que no tienen por qué coincidir con ellos. Las grandes religiones, a pesar de vivir en el seno de estados de derecho, aún no han realizado su transición democrática, y en demasiadas ocasiones no mantienen la oportuna separación Iglesia-Estado.


NADA LE BASTARÁ A AQUEL QUE NO TIENE BASTANTE CON POCO. Epicuro

El que cada uno se valdee su fe como el dios al que reza se lo dé a entender es algo que no me importa, y además es terreno resvaladizo sólo apto para entendidos en materia religiosa. Por lo tanto, al Ratzinger espiritual y creyente le otorgo todos mis respetos, pero no así al Ratzinger estadista que llega con honores de Jefe de Estado y en representación de la Ciudad del Vaticano.

A éste hay que recordarle que comparar el laicismo actual con el de la república de los años 30 es una temeridad por su parte, más cuando ésta llegó al poder ganando unas elecciones y que fueron los fascistas, a los que sus representantes en España pasearon bajo palio durante 40 años, quienes constituyéndose en la “reserva espiritual de occidente”, ampararon con sus actos asesinatos de represaliados, torturas, juicios injustos y la todavía no aclarada separación de niños de madres republicanas condenadas a muerte. Niños que terminaron dados en adopción o en monasterios de clausura pasando antes por centros de una Igleisa que colaboró con lo que sucedía.

El Ratzinger representante del estado del Vaticano debe recordar que el aborto o el matrimonio entre homosexuales forma parte del estado democrático de este país, y que son sus ciudadanos quienes votan a sus representantes y aceptan las normas, aunque no gusten, que éstos redacten en el parlamento. Cosa muy distinta a lo que ocurre en sus asambleas de creyentes (Iglesia) y cónclaves. Manifestar una prudencia necesaria sobre lo que se dice de terceros sería muy indicado para quien no le gustaría escuchar en sus audiencias a Jefes de Estado condenando hechos como los del Banco Ambrosiano y su conexión con la mafia, donde se hallaba Monseñor Marcinkus a la cabeza, o los juicios por sacerdotes pederastas, o las inversiones del óbolo de San Pedro en operaciones abyectas, o la quiebra de CajaSur, a la que no acudieron en su socorro las Cajas hermanas Caja Inmaculada y Círculo Católico, por no recordar su supuesto pasado nazi.

Cuando condena la homosexualidad debiera mirar a su alrededor y hacerse eco de cuánto travestido con faldas o cuántas mujeres con velo tiene a junto a él y que, a apesar de ello, cuentan con el respeto de la misma sociedad que él censura. Al máximo mandatario del Vaticano se le pide respeto a las deciones que tome un país evitando intromisiones en las decisiones internas que éste tome. De lo otro, de su rebaño y de la fe se sus ovejas, decir que es algo que sólo a él y a los suyos concierne.


EL ORGULLO ES EL COMPLEMENTO DE LA IGNORANCIA. Fontenelle

La guerra de Irak ha dejado en el país más de cien mil muertos, sin contar mutilados, huérfanos y familias destruidas. ¿Para qué? Por su parte, las bajas americanas superan las cinco mil. ¿Con qué fin? La guerra deja un país desolado en la república árabe y con un déficit descomunal en las arcas americanas. ¿Era necesario? Allí no había bombas de destrucción masiva, ni Sadan Hussein tuvo nada que ver con el atentado del 11 S. Todo este horror para terminar con un tirano.

En una guerra que no era religiosa ha sido precisamente la religión la gran ganadora. Hoy, en el noveno aniversario de los atentados, los ánimos fundamentalistas están desatados en torno a la zona cero. Las religiones están desarrollando su “guerra santa” en territorio americano y se está defendiendo la religión a garrotazos.¿Por qué? Después de tantas amenazas y tanta sin razón las creencias religiosas se sienten amenazadas y los talibanes son más fanáticos que antes de comenzar la guerra.

Se puede decir que esta guerra la ha ganado el islam más radical. Ese que, por defender su fe, no duda en segar la vida de terceros o de autoinmolarse al servicio de Alá. Hoy el mundo está más radicalizado y la causa del islam más fuerte. La batalla en las trincheras no queda claro quién la ganará, pero en la religiosa la expansión del Corán es incuestionable. Marx decía que la “religión es el opio del pueblo” y ésta se halla presente en unos textos sagrados seguidos por millones de incondicionales.

EEUU y las tropas aliadas podrán ejercer sus misiones militares con todo el talendo que sus destrezas les permitan, pero la batalla se está dilucidando en los fundamentalismos religiosos; mucho más peligrosos y letales que el napalm y los cañones. Durante estos años la presión y la amenaza sobre las creencias religiosas ha hecho que se sientan fuertes aumentado su radicalidad y fanatismo, y las herejías en la actualidad se combaten con quemas de libros, atentados en mezquitas o con bombas que afectan a inocentes.


Foto: EL PAIS

Amnistía Internacional
Ayudemos a liberar a Sakineh

Pido la libertad para Sakineh. Ante tanto artazgo y sin razón me siento incapaz de argumentar los por qués de mi manifestación. Ahí está internet con textos mucho mejores de los que yo pueda escribir para conocer las causas. Mi fuerza y la otros miles, millones si todos queremos, no está en el arrojar piedras ni el azote al prójimo.

Podemos y debemos demostrar al estado teocrático de Irán que sus castigos medievales no tienen cabida ya en este mundo; y que las mujeres, muy a su pesar, son nuestras compañeras de viaje con los mismos derechos que los varones. Cansa ya tanta ignominia y desvergüenza ante los espacios de igualdad.

Simplemente exijo la libertad para Sakineh y no lo solicito “por favor”; sino por justicia.


EL PERDÓN ES ALGO MUY CURIOSO: CALIENTA EL CORAZÓN Y REFRESCA LA HERIDA. W.A.W.

El sol saldrá a las 5,55 h. y se pondrá a las 18,02h

Tras los votos de pobreza, castidad, obediencia y estabilidad, se encuentra básicamente la mayor parte de la vida monacal cristiana. Los monjes o monjas que allí se cobijan, en su día decidieron vivir en comunidad bajo unas reglas, muchas de las cuales son herederas del pasado. Precisamente, bajo el voto de estabilidad se establece la diferencia entre convento y monasterio, ya que quien la acata permanecerá hasta el final de sus días en éste.

Los orígenes de los monasterios se remontan al siglo IV, cuando San Antonio hizo suyas las palabras: “ve, vende lo que posees y dáselo a los pobres”.. Quienes le siguieron marcharon al desierto y allí, en un principio, vivieron solos, para más tarde reagruparse en comunidad. De hecho, la palabra Monasterio procede etimológicamante del griego “monasterion”, de la raíz monos (uno solo). A partir del siglo VI surgieron cenobios por todo occidente como el de los Benedictinos, creado por San Benito. Durante la Edad Media alcanzan su apogeo órdenes como Cartujos, Franciscanos, Cistercienses, Dominicos, Carmelitas o Jerónimos.

En esta época los monasterios se convirtieron en el centro de la vida cultural, artística y religiosa, incorporando a sus posesiones tierras de labranza, molinos, hospederías, escuelas, talleres y bibliotecas. Las primeras bases de su funcionamiento en la península ibérica datan de finales del siglo VI y principios del VII a traves de las reglas establecidas por Isidoro de Sevilla, Fructuoso o Leandro. Más tarde, durante el siglo XII, la vida monacal y las normas que la regulaban fueron siendo sustituidas paulatinamente por la liturgia y las reglas benedictinas de Cluny. De esta forma, se encuentran documentados los monasterios de San Victorian de Sobrarbe, en Pueyo de Araguas, Huesca y el de Suso y Yuso, en San Millán de la Cogolla, La Rioja. Y fue en este último cenobio donde un monje, nacido a escasos kilómetros del lugar en la que seguramante era su lengua materna -el vasco- escribe las primeras palabras en castellano y en euskera.

En la actualidad, en el estado español existen 950 monasterios y conventos, en los que habitan en torno a 1000 monjes y 13000 monjas dedicados a la oración y a la vida en comunidad, que contrasta con la vida frenética de quienes vivimos fuera preocupados por lo inmediato y con escaso tiempo para meditar sobre el propósito de nuestras acciones.


Imagen: El País

LA VIDA PUEDE SER COMPRENDIDA HACIA ATRÁS, PERO ÚNICAMANTE PUEDE SER VIVIDA HACIA DELANTE. S.A. Kierkegaard

El Sol saldrá a las 5,55 h. y se pondrá a las 18,02 h.

Esquilache tuvo que salir corriendo y exiliarse al extranjero por, entre otras cosas, prohibir la capa larga y el sombrero de ala ancha con el fin de evitar que los lugareños ocultaran el careto y la espada, ya que la daga y la albaceteña eran compañeras insustituibles de refajo en el camino.

El ministro italiano de Carlos III tuvo que salir por patas por legislar sobre lo mismo que los actuales gobernantes se evaden de realizar sobre los pañuelos en la cabeza de las niñas de religión musulmana en las aulas. Como buenos políticos, trasladan el problema a las escuelas y señalan que es allí donde se debe dictar la norma. Y así nos va. Lo que es respetado y tolerado por unos centros, en otros cercanos es prohibido invocando el sagrado precepto de pluralidad y libertad educativa .

Uno entiende que el respeto exige levantarse y descubrirse la cabeza cuando el que viene es un extraño; así como el trato adecuado de usted. Cosa distinta es cuando todos somos colegas, nos tuteamos y hacemos de la informalidad nuestro código de conducta. En esas situaciones, y me temo que son las habituales en nuestros centros educativos, causa extrañeza que a una alumna se le obligue a quitarse el pañuelo de la cabeza cuando con su compañera de pupitre existe una tolerancia por que muestre el tanga, ir corta de falda o larga de escote. La simetría y la proporcionalidad no es la misma para un hecho semejante.

Algo parecido podríamos decir de las indumentarias. Es cierto que una persona con el pañuelo cubriendo la cabeza puede causar extrañeza, pero debiera ser la misma que la de ese joven que asiste a clase con bermudas, camiseta de tirantes, chancletas y gorrita, con la diferencia de que igual la primera es hasta más educada y estudiosa que el segundo.

Nuestros gobernantes, además de cobardes, parecen no entender que en las aulas hace tiempo que se perdió el respeto y que por los pasillos se pasean los jóvenes con indumentarias que les identifican como grupo. De esta forma, los hay “góticos” ,que visten y se maquillan de negro; los hay roqueros, con largas melenas; raperos, con pantalones caidos, camiseta XXXL y gorra, etc… Esquilache tenía razón en que no se puede ir embozado y además, armado; pero le faltó tolerancia y entender que para el pueblo llano los que desentonaban eran los petimetres de modales apergaminados y las manolas con miriñaque y corsé ajustado.