Skip navigation

Category Archives: ECONOMIA


UN HOMBRE TIENE QUE TENER SIEMPRE EL NIVEL DE DIGNIDAD POR ENCIMA DEL NIVEL DEL MIEDO de E. Chillida

Como en casi todo en la vida, no debe bastar con decir ” estoy indignado”. Hace falta añadir un plus a la frase y aportar las ideas. Es lo que me propongo con este escrito: dar razón de por qué quien suscribe está enfadado. Y lo estoy porque:

– Me parece vergonzoso que para poder adquirir uno de los derechos fundamenles que consagra la Constitución, como es el acceso a una vivienda, le suponga a mucha gente estar entrampada de por vida.

– No es de recibo que personas excelentemente formadas, después de un coste económico y personal importante, no puedan acceder a un trabajo o que deban emigrar los más capaces.

– Es humillante que para hacer cuadrar unas cuentas gestionadas por manirrotos se ponga en entredicho un estado del bienestar (sanidad, educación, pensiones…) que tantos esfuerzos costaron a nuestros antepasados.

– Vemos desconsolados cómo priman más la economía y la especulación de los productos que la democracia de carácter social.

– Es de sinvergüenzas que banqueros con contratos blindados y bonus por beneficios impongan comisiones bancarias o cláusulas leoninas sobre las cuentas de quienes tienen poco por aquello de la Ley del Mercado.

– La avaricia de quienes riguen las decisiones financieras de una economía dirigida por unos seres invisibles que compran, venden, especulan e influyen en las decisiones de Gobiernos soberanos.

– Es impresentable que la Casa Real, nunca elegida democráticamente, se valga de Patrimonio Nacional, de los yates -regalos de empresarios- y de unos presupuestos del Estado -sobre los que no da razón de gastos- para seguir viviendo como reyes en una sociedad cada vez más empobrecida.

– Hay motivos para recelar de un sistema financiero, que ha creado la mayor crisis mundial desde la segunda guerra mundial, al que se le sanean las cuentas sobre la espalda de parados, pensionistas y trabajadores que no fueron culpables de nada.

– Es patético que los partidos políticos, a pesar de tener gente honesta, estén gobernados por prepotentes, que a falta de nada mejor, hacen carrera al abrigo del partido. Y porque éstos, a su vez, están siendo superados por la exigencias de los mercados y las agencias de calificación.

– El consumo de masas en centros comerciales los sábados por la tarde o en grandes eventos deportivos se hayan convertido en una nueva religión que responde a una propaganda del despilfarro.

– Los codazos y amiguismos por lograr objetivos y ser triunfadores conlleven, en muchas ocasiones, la indiferencia ante las penurias del vecino.

– Los objetivos del milenio hayan quedado supeditados a la crisis en un momento en que la tecnología puede llegar a cualquier parte del planeta y en el que es factible terminar con el hambre y la desnutrición en el mundo.

– A pesar de saber que las guerras constituyen un gran fracaso para la humanidad asistamos indolentes a cómo por los cuatro rincones del mundo hay hogueras encendidas sin que los prohombres que dirigen el mundo se sienten a apagarlas.

– Es reprobable que los avances técnicos y la especulación de los mercados no vayan en consonancia con la ética; y así, asistimos impasibles a cómo mientras los jóvenes no trabajan los mayores tienen que sustentar a los primeros añadiendo más años a su vida laboral.

– Constituye un sin sentido que el capital y la especulación hayan desplazado al Hombre -sujeto de las cosas- a ser útil en la medida que consume.

– No podemos permanecer impasibles ante unos usos industriales y domésticos que están haciendo del planeta un estercolero.

– Es una temeridad considerar la estracción de las materias primas como capital gratuito sin ponderar los destrozos medioambientales ejercidos sobre el planeta.

– Ya no hay motivos para creer a unos políticos carentes de ideas, que subordinan sus políticas a permanecer en la poltrona del poder aunque se tengan que lanzar a degüello del oponente con exabruptos y descalificaciones.

– Es indignante que el uso de la Ley Electoral sólo sea para elegir a unos políticos olvidadizos de promesas y no se use, también en un desprecio a la ciudadanía, para consultar las grandes políticas del País.

– Hay motivos para enfadarse por no estar enjuiciados todos esos políticos y sindicalistas que han estado en los Consejos de administración de unas Cajas de Ahorros quebradas por su mala gestión.

– No son de recibo los previlegios de nuestros políticos en forma de salarios, dietas, años de cotización o cobro de pensiones sean diferentes al del resto de los ciudadanos.

– Es impresentable que seres anónimos y con convertura legal especulen sobre materias primas (arroz, soja, trigo…), hundan empresas mediante derivados o influyan en decisiones de gobiernos.

Podemos seguir añadiendo más por qués, pero muchos de quienes luchamos por la llegada de la democracia, quienes corrimos por las calles, a quienes nos tocó arrimar el hombro entonces, no era ésto lo que queríamos. Nos importaba por encima de todo el Ser Humano como centro desde el que había que hacer un mundo más justo y al servicio del cual debieran estar la economía y las finanzas.

Anuncios


EL ENTENDIMIENTO ES UNA TABLA LISA EN LA CUAL NO HAY NADA ESCRITO de Aristóteles

Vamos a hacernos una pregunta: ¿QUIÉN ES EL QUE MANDA AQUÍ? Unos dirán que el Presidente del Gobierno, otros los popes de la Iglesia que mediatizan las políticas. Los habrá que señalen a la Sra Merkel como inductora de las decisiones y los más avispados quizás señalen a los chicos de Wall Street como los auténticos amos del mundo. Antiguamente era fácil, todos conocían al “boss”, ya fuera jefe del estado, emperador o rey. Pero… en un mundo globalizado, en el que las decisiones se toman en cualquier parte del mundo y repercuten en el otro medio ¿quién es el que manda?.

Vivimos sumidos en la invisibilidad. En un momento en el que no se cree lo que no se ve, o sólo se ve lo que se cree, somos incapaces de contestarnos sobre quién es el que rige las políticas monetarias o modifica a su antojo el estado del bienestar de terceros. Parece que la globalización ha dado permiso a seres invisibles a instalarse en el patio de nuestra casa y guiar las políticas de quienes con buena fe elegimos. En realidad, el que las cosas sean tan patentes, que las noticias fluyan con tanta rapidez y que el culto a lo visual sea tan evidente, no nos aclara para qué votamos a unas personas que luego no sabemos si realmente mandan. Desde este punto de vista hemos de aceptar que al igual que la globalización nos acerca los unos a los otros también nos resta poder. Pero ¿tanto?

Entonces, si no tenemos claro quién es el que manda… ¿a quién le protestamos? Bueno, esto quizás sea más fácil. Podemos elevar nuestros pesares y reprobaciones a quienes elegimos. Pero el que lo hagamos no termina de explicar por qué a ellos sí y a los auténticos causantes de tanto destrozo ecológico, pelotazo financiero, por poner un ejemplo, no. ¿Cómo responsabilizamos a ese tráder que opera desde un rascacielos de la City de que el precio del arroz o la soja provoque miles de muertos por culpa de su especulación? o ¿cómo responsabilizamos, también, a esos consejeros que estando al frente de las Cajas de Ahorro se van a ir de rositas a pesar de haberlas hundido por sus decisiones interesadas? ¿Seguro que no eran ellos quienes mandaban durante el boom inmobiliario?

Tanta visibilidad y evidencia es el mejor antídoto para no ver nada. Cuando todo es tan claro y reluciente lo más fácil es que nos ciegue la luz. Tal es así, que en las cumbres del G-20 los medios de comunicación nos harán ver las algaradas de los antisistema. Nos mostrarán los destrozos sobre el mobiliario urbano y moveremos la cabeza en señal de repobración, pero olvidaremos, y si no lo hacemos nos encontraremos sin medios para protestar, que quienes mandan se sientan en unas sillas sobre las cuales tomarán decisiones que superan a lo que los representantes de los estados prometieron a sus electores.


ESPAÑOLITO QUE VIENES AL MUNDO TE GUARDE DIOS. UNA DE LAS DOS ESPAÑAS HA DE HELARTE EL CORAZÓN de A. Machado

La Historia nos enseña que los Estados necesitan crearse enemigos para evitar malestares que terminen en algaradas, con el fin de aunar fuerzas y evitar frustracciones. Durante muchos años fueron disculpa de ello los terrorismos o los imperialismos colonizadores sin pararnos a pensar el por qué de ello y de las causas que los enjendraron. Pero… ¿ahora?, ¿en esta sociedad de más de 4 millones de parados en la que los individuos ni protestan, ni se indignan? En la que vivimos con la pereza mental de aceptar la fatalidad de recortes sociales que tantos esfuerzos costaron conseguir. ¿El Estado tiene necesidad de enemigos para evitar malestares en la población?

Hay motivos sobrados para revelarse contra los poderes económicos que dictan las políticas a los Estados, contra el descaro de una clase política corrupta, contra las ayudas bochornosas a las cajas de ahorro (cuántos políticos hay sentados en sus consejos que de dejarlas caer serían enjuicidos), contra las pérdidas de derechos sociales, descenso de sueldos, amiguismos empresariales o esquilmación de la naturaleza. A pesar de todo ello la sociedad está en calma, soportando con estoicismo y una pesadez crítica delirante algo que debiera remover las conciencias.

Quizás aquel poeta llamado Antonio dio con la clave cuando escribió: “Españolito que vienes al mundo te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Se trata del alma de este solar hecho a golpe de espada y leyes de reino. Este país no necesita enemigos externos que lo unan porque los tiene dentro. Va en sus venas. La España que hiela el corazón con sus corruptelas, pelotazos, ineficacia o baja cualificación profesional tendente a vivir del subsidio tiene en contra a la otra, mejor dicho las otras; la bien formada, la íntegra, la que trabaja y crea valor con honradez.

El Estado, éste que es de todos pero manipulan unos pocos, tiene motivos para tener a la gente en las calles protestando por causas como las señaladas, pero el enemigo que lo aúna y adormece las consciencias es el propio país, cosido con sus disputas y disyuntivas. Tierra quemada por luchas internas, en cuyo seno muchos nos consideramos apátridas, con la disculpa de no querer comprender lo que une y lo que separa. Y en la que los pueblos que la habitan nunca fueron preguntados sobre su destino, dándose por entendido que tantas almas distintas puedan vivir juntas aunque se nos hiele el corazón.


LAS FLORES A LAS PERSONAS CIERTOS EJEMPLOS LES DEN;
QUE PUEDE SER YERMO HOY EL QUE FUE JARDÍN AYER. De Góngora.

Libia tiene un jardín en pleno desierto del Sahara. Sobre su existencia no se interesan los medios de comunicación, más centrados en contarnos la guerra civil interna o el alza de los precios del petróleo como consecuencia de ella. En 1967, la compañía Occidental Petroleum descubrió, por casualidad, cuando se hallaba realizando unas prospecciones en busca de petróleo, uno de los lagos subterráneos de agua dulce más voluminosos del mundo. Tres años más tarde el gobierno nacionalizó el acuífero de Kufra con el objeto de llevar el agua a las grandes ciudades del país y hacer de Libia un Estado autosuficiente en cereales.

Por medio de pozos artesanales y unas regaderas gigantes de 565 metros han conseguido campos circulares de un diámetro superior al kilómetro (ver foto). Se da la paradoja de que, siendo este país yermo en el 98% de su territorio, cuenta en el sur con cuatro acuíferos subterráneos (el yacimiento de Kufra, Sirt, Morzuk y Hamada), en los que hay 35.000 kilómetros cúbicos de agua potable procedentes de una corriente subterránea del Nilo. De hecho, desde 1980 el Estado libio lleva construyendo un acueducto de 4000 kms, que llevará el agua a través del desierto, con los recursos financieros del propio país.

El proyecto consta de cinco fases, de las que ya se han ejecutado dos, con un volumen de agua superior a los 450 millones de metros cúbicos al año. De esta obra gigantesca y de su importancia, si le acompaña una gestión eficiente de los recursos hídricos, no han informado los medios de noticias interesados por la guerra civil que asola al país. Por contra, quienes han reaccionado rápido han sido los especuladores, incrementando al alza los precios del petróleo por el temor a que su escasez pueda repercutir sobre las economías occidentales.

La importancia de los acuíferos y la magnitud de sus cultivos es tal, que las manchas circulares de color verde en pleno desierto pueden ser obvervadas desde el espacio. Desde allí se ven como cráteres, motivo por el cual se puso el nombre de Kufra a algunos de los que los astrónomos obvervan desde la Tierra en Marte.


LA GUERRA ES LA MEJOR ESCUELA DEL CIRUJANO de Hipócrates

La intervenvión de los aliados en Libia podría ser como los chistes de Gila. Algunas potencias arden en deseos de intervenir por el bien de la democracia y de sus siempre correctamente apreciados vecinos del sur. Las Naciones Unidas, precisamente por aquello de estar unidas, redactan una resolución en la cual lo bordan con el fin de contentar a todas las partes. Obviando con ello una premisa básica para acudir a una guerra, como es la de tener muy claros los objetivos. Pero aquí, con una resolución que no aclara nada pero contenta a todos, cuatro amigos se van a hacer cumplir el embargo aéreo sobre Libia.

Pero claro, al rato de tirar unos tiros y evitar que los aviones de Gadafi vuelen se encuentran con que los rebeldes no ganan ninguna posición en el tablero de la guerra y se preguntan qué hacer. La cosa tiene su aquél: por un lado los aliados discutiendo sobre quién es el jefe (la Unión Europea, la ONU, la OTAN…). Los americanos dicen que lo decidan las Naciones Unidas pero que ellos no exponen más; los britis, que lo que diga su primo yanky de zumosol; los italianos, que si las bases son mías y como no os aclaréis os echo; los franceses, que sí que tiran tiros pero con la responsabilidad de otros. Y los españoles, pues eso: a su bola (incluso participando tan ricamente en la guerra, antes de que el Congreso lo apruebe).

Me imagino al general en jefe llamando al también general jefe de los rebeldes; y queriendo hablar con Mustafá pero, por supuesto, allí le piden que concrete, porque hay muchos. Bueno, pues que se ponga Ibrahim. Pues que también hay muchos, al igual que Mohamed. Y me lo imagino nervioso queriendo hablar con la Internacional. Toda revolución tiene una Internacional con un Carlos Marx que le da ideología. Pero claro, aún no se han puesto a ello. Occidente no fue eso lo que les enseñó. En el canal internacional de la tele salía el Gran hermano y los programas de Ana Rosa. Así que na de na.

Y en esas estamos. Los aliados, sin saber quién es el jefe; los rebeldes, sin una revolución que nos diga por qué se dan de leches y un jefe que se ponga al teléfono; y Gadafí, sin enterder por qué a quienes hasta ayer eran sus amigos ahora les da por soplarle los mocos. Para partirse.


ALGUNAS PERSONAS SÓLO GUIÑAN EL OJO PARA APUNTAR MEJOR de B. Wilder

Todos los años nos envían a la empresa en que trabajo a algún joven para realizar prácticas. Al principio me esforcé por transmitirles los conocimientos ligados a la profesión. Era raro el día en que no les explicara algo del oficio o extraña la semana en la que no les atiborrara de fotocopias o con fuentes de documentación. Hasta que me convencí de que lo mejor para ellos era dejarlos hacer lo que saben o aprender lo que quieran. Se acabó el rollo de organización, procesos, estructuras, materiales y demás zarandajas. Ya preguntarán si quieren o sino la vida misma se lo enseñará, pensé.

Desde entonces me dedico a hacerles notar las difencias sobre lo que se desea y lo que realmente se necesita. Les invito a no agobiarse y a que tengan presente siempre a los compañeros. Les recuerdo que cuando ejerzan su profesión tendrán el riesgo de colocarse por encima de ellos, en cuya caso serán odiados; pero que si se sitúan por debajo, serán igualmente despreciados. Y que ahí tendrán un problema a resolver. Se supone que vienen aprender un oficio pero hace tiempo que decidí que tan importante como éste es el resolver los conflictos y que para esto no hay mejor arma que la de los sentimientos. Les explico lo importante que es expresarlos y lo poderoso que puede ser saberlos utilizar. Además, les recuerdo, que no son discutibles.

Rara es la vez que no se lleven un sobresaliente por sus prácticas, aunque intuyo, que sus tutores ya se encargan de enviar a los mejores. Les suelo decir que se esfuercen en no criticar lo que no saben hacer, que den las gracias siempre y que se fijen como objetivo personal no mandar hacer algo que ellos antes no hayan hecho. En la práctica es una invitación a la humildad y a mancharse en la arena. Suelen llegar bien formados pero inexpertos como corresponde a su edad. Les veo con interés y buscando un futuro que a mi no me supone esfuerzo, pero quiero que sepan que el tiempo me enseñó que el respeto se gana con la honradez, el lenguaje sencillo y siendo ejemplo para los demás.

Me gusta verlos marcharse. Alguno camino de un Erasmus y a otros muchos de un futuro laboral incierto. Y confío en encontrármelos, como buenos profesionales, sabiendo ejercer lo que aprendieron en los libros pero no olvidando que lo esencial está detrás de muchas tonterías, que las relaciones personales no se pueden dar por supuestas o que el valor añadido en sus empresas lo proporcionan las personas. Porque es importante que nunca dejen de formarse en el ámbito de sus competencias, cuando se van, les recuerdo que lo único que no les pueden robar son sus conocimientos y la honestidad con que emprendan sus labores.

Recuerdo bien a un joven engreido que llegó a la oficina dispuesto a poner a las cosas en su sitio, en el suyo. Tenía muy claro que un negocio es para hacer dinero y ha ello venía creyéndome aliado. Por su puesto, le dije. “Pero sólo con las máquinas no haríamos nada. Precisamos de las personas y comienza por facilitar a las mujeres con hijos todo lo que necesiten. No seas timorato ahí. Concédelas los permisos que necesiten para ello y al resto de los trabajadores dales las licencias que soliciten. Las primeras serán unas aliadas incondicionales durante el resto de su vida y a los segundos, te aseguro que un día de caza o de partido consentido reporta beneficios en el ambiente de trabajo”. No se si entendió nada pero le pusimos un sobresaliente. Él y su conciencia sabrán si merecido.


LA MARIPOSA RECORDARÁ POR SIEMPRE QUE FUE GUSANO de M. Benedetti

La Teoría del Caos dice que el aleteo de una mariposa puede ocasionar un terremoto en la otra parte del mundo. Pues bien, no queda otra que buscar a quien ha sido la maldita alada que ha ocasionado el terremoto de Japón. Urge buscarla para ajusticiarla y someterla al tormento de la maldición humana por haber avanzado, como jinete del apocalipsis, en forma de maremoto sembrando la destrucción y muerte de lo que encontró.

Aunque quizás haya que recurrir al salterio, por cuyas páginas desfilan salmos de carácter histórico, sapienciales o proféticos, para cantar a dios (con minúsculas porque no soy creyente) o lamentarse de la fatalidad del aleteo de la mariposa. ¿Cómo es posible que tanta hermosura, o tanta belleza, haya ocasionado con su acto tamaño desastre?

Maldita. Mil veces maldita por arrasar con su guadaña centrales nucleares construidas en terrenos inestables, por asolar poblaciones asentadas en terrenos a nivel del mar en lugares conocidos como susceptibles de padecer tsunamis, por desafiar a la inteligencia humana y tratar de doblegarla.

El salmo 71 dice:
…..
que los montes traigan la paz,
que los collados traigan justicia;
que él defienda a los humildes del pueblo,
que socorra a los hijos del pobre;
que él defienda a los humildes del pueblo
y quebrante al explotador.

Que dure tanto como el sol,
como la luna de edad en edad;
que baje como la lluvia sobre el cesped,
como rocío que empapa la tierra.
Que en sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna.

…..

Maldita mariposa cuyo aleteo hizo tumbar el puzzle inestable de una civilización que se creyó por encima de la naturaleza y de lo que ésta tardó siglos en hacer. El salmo lo dice: otro mundo es posible y otra historia podemos construir reconociendo que las tierras, las aguas y los seres vivos que en ellas habitan han de ser respetadas. Porque de lo contrario las correntías recuperarán las acequias asfaltadas o la tierra escupirá lava sobre urbanizaciones invasoras. Y mientras tanto: el éxodo de inocentes, la desesperación de quienes han perdido todo y el latir de corazones angustiados.

Maldita, mil veces maldita mariposa enmascarada de hermosura por ocultar el caos porque a los que anegaste con tus aguas no eran las tropas del faraón. Eran los que deseaban paz, justicia, los hijos del pobre, los humildes del pueblo. Eran ellos.


GOBERNAR ES PACTAR; PACTAR NO ES CEDER de G. le Bon

El imperio de Ruiz Mateos entra en concurso de acreedores y con ello 5000 accionistas que corrieron a depositar 140 millones de euros al reclamo de unos altos intereses. A fecha de hoy todo son lamentaciones de unos (empleados y accionistas aunque éstos pueden cobrar en especie) y sonrisas de aquéllos que se ufanan hoy en decir que ya se lo esperaban. Pero lo cierto es que los grandes gurús de la economía no pusieron el grito en el cielo y que los grandes medios de comunicación se frotaron las manos ante el maná de la campaña publicitaria de Nueva Rumasa.

El menda no pasa de ser un currelita normal y, aunque no es tan avispado como los grandes ecónomos de las finanzas, está temeroso por los nubarrones que se ciernen sobre un coloso de la economía estatal y que en su huída hacia adelante se puede dar un batacazo de órdago a la grande (me gusta el mus). ACS entró en el 2006 en Iberdrola con el fin de repetir los pelotazos de Endesa y Fenosa. La idea de su presidente es la misma: hacerse socio mayoritario, trocear la empresa y venderla a los mejores postores. Para ello se ha valido de sociedades interpuestas que, mediante la compra de acciones y derivados, han llegado a controlar el 20% de la eléctrica con el fin de poder reflejar en su contabilidad la parte correspondiente a la eléctrica (hasta entonces sólo se podían apuntar los dividendos).

ACS, en su loca carrera por hacerse con Iberdrola, ha tenido que realizar desinversiones y lanzar una Opa contra la constructora Hochtief con el único fin de crecer en tamaño y diluir sus pérdidas gracias a la solidez financiera de la empresa alemana. Por el camino ha perdido accionistas de referencia como los March, que vendieron el 5% de ACS; aunque Florentino, con anterioridad, fue capaz de quebrar la voluntad del gobierno y hacer que se aprobara la ley conocida por su nombre, mediante la cual se eliminan los tantos por ciento de protección de la cartera contra la entrada en las sociedades de rivales directos.

En la actualidad, su asalto a Iberdrola está condicionado por la resolución que dicten los juzgados de Madrid y Bilbao ante las demandas de las partes afectadas. Pero -y aquí viene el riesgo- como sea la eléctrica quien gane, ACS se queda con una deuda de 4.4250.000.000 de euros pedidos a crédito y que ha tenido que refinanciar en varias ocasiones con la banca. El batacazo puede ser monumental, porque en realidad ACS sólo contrala de forma directa el 3,82% del capital de Iberdrola. El 17% restante lo hace por medio de filiales como es Residencial Monte Carmelo (6,58%).

La constructora presidida por Florentino es un pozo sin fondo que arrastra una importante deuda y que goza de refinanciación, no por el gusto de los bancos, sino porque el debe es tan elevado que de no hacerlo las pérdidas serían descomunales. Así que ojito. Que luego no se diga que no se dijo y que no se sabía. Mientras tanto los grandes medios de comunicación seguirán, como con Nueva Rumasa, más preocupados del maná de las campañas publicitarias de ACS que de informar; los políticos seguirán sin querer ver lo que es un secreto a voces y los economistas ya se preocuparán después de explicar lo que puede ocurrir cuendo esto ya haya sucedido.

BUENO EN VERDAD ES ADQUIRIR, PERO ES MUCHO MEJOR CONSERVAR de Goethe

Que sí hombre, sí que es posible: hagámoslo bueno, bonito y barato. Lo digo porque en el bar en el que tomo el café ha subido el cortado un 10% en un año en que los salarios han bajado, la inflacción terminó al rededor del 2% y la subida del IVA subió varios puntos para estrechar el bolsillo de los contribuyentes. En resumen, que me he comprado un termo y me llevo el cafecito al trabajo; y además, invito a quien quiera. Cobrar el café con leche en un polígono industrial a 1,40 es para plantarse y exigir que venga acompañado de algún valor añadido. Mientras tanto que no, not, nein, ez…

Así que hasta que vaya pensado el dueño del dueño del bar el I+D+i que le va añadir al cortado para que justifique el precio, el menda opta por el termo hasta que llegue la máquina de café encargada para uso de los empleados. No será lo mismo, pero el precio será 0,40 céntimos. Justo un eurito de ahorro, que bien guardado nos dará para algún capricho.

Pongo este ejemplo porque le va a la perfección a este solar. Tenemos dos opciones. La primera hacer un café excelente, servido en bajilla de plata, acompañado de una pastita y el periódico para ser cobrado a 1,40 o nos lo montamos a 0,40 en vaso de plástico, con cucharilla de idem. Cada cosa tiene su mercado. Habrá hosteleros que prefieran servir cuatro cafés caros y esperar a clientes con mucha cartera, pero en una época de bajada de sueldos y poco consumo habrá otros que opten por vender mucho con los márgenes comerciales más estrechos.

Hay quien dice que hacer las cosas bien, baratas y con estética apetecible no puede ser. Pues bueno, ellos verán, pero el mercado está para hacer los productos competitivos a un precio razonable y que además sea de calidad. En realidad es lo que se estuvo haciendo en este reino cuando éramos un país emergente (entonces en vías de desarrollo) hasta que todos nos sentimos ricos y nos dio por especular y por vivir del pelotazo. Pues bien, el mensaje está dado para el bar en el que tomamos el café.