Skip navigation

Category Archives: BOTÁNICA


LA IGNORACIA AFIRMA O NIEGA ROTUNDAMANTE; LA CIENCIA DUDA. De F.M. Arouet Voltaire.

La ingeniería genética está de moda; y muchos ven en la biotecnología una fuente de desarrollo importante para el futuro. Se presenta como algo limpio y eficiente que puede reportar grandes beneficios al ser humano. Seguramente será cierto, pero a esa ciencia solidaria se le oponen unos usos empresariales consagrados al beneficio y la productividad. Se trata de una rama del saber que contamina y lo hace de forma discreta. De este modo, hay ratones, cerdos y ovejas en laboratorios con el gen humano implantado. Se trata de manipulaciones forzadas que pasan a su descendencia.

Uno se pregunta hasta qué punto la tecnología genética no actúa con criterios industriales, persiguiendo la eficacia en la creencia de que se pueden acelerar los procesos para ser aprovechados hasta el límite. La biotecnología no trabaja con materias inertes. Lo hace con seres vivos -mucho menos controlables- que, además, pueden reproducirse dando lugar a mutaciones. Los experimentos pueden viajar embalados en agencias de transportes de un lado al otro del mundo. Añadamos a ello que los resultados no son reconvertibles y que permanecen ahí a través del tiempo. Se trata de manipulaciones que aún teniendo baja probabilidad de causar daños a la naturaleza son de alto riesgo porque, de hacerlo, son enormes.

El marco de la ortodoxia religiosa, que durante años señaló las reglas en las cuales se movía la genética, ha sido sustituido por el de carácter científico, en el que se tiende a medir el rendimiento en función de fórmulas matemáticas y análisis cuánticos. La duda debiera estar siempre presente como sistema en todos los procesos de investigación y más en aquellos que, realizados con seres que forman parte de la humanidad, tienden a la explotación y dominación de la naturaleza. Hoy la industria trata de rentabilizar los experimentos patentando animales o microorganismos que posteriormente comercializa en forma de tranformaciones genéticas. De esta forma, se producen hechos curiosos, como el de que en la Unión Europea haya excedente de leche y que los ganaderos gasten sus recursos en vacas tratadas con hormonas del crecimiento con una capacidad desmesurada de producción láctea.

Otro ejemplo prodría ser el de el infertilidad. Hoy sabemos que los motivos de que ésta vaya en aumento son básicamante el estrés, la contaminación, las radiacciones ionizantes y la alimentación desequilibrada. En vez de incidir sobre estas causas, se prefiere la investigación en técnicas genéticas. En este caso, la industria se esconde bajo un discurso amable y sentido por muchos afectados para ocultar las causas iniciales. No será raro que en el futuro las multinacionales hagan valer sus conocimientos en laboratorios para ponerlos en valor en las empresas de seguros o en las de selección de personal, por ejemplo. De hecho, es cuestión de tiempo que las inversiones que las empresas presentaron por el bien común terminen siendo para el negocio de unos pocos.

Anuncios

LA MANERA MÁS RÁPIDA DE FINALIZAR UNA GUERRA ES PERDERLA de G. Orwell

En realidad, la historia de la lluvia radioactiva de Chernobyl o Fukushima comenzó antes, unos años antes. Esos abnegados “liquidadores” equipados con trajes que parecen de otro mundo tuvieron unos predecesores anónimos que fueron utilizados para conocer las consecuencias de las radiaciones. Mucho supimos de los horrores que sobre el ser humano tuvo la explosión de las bombas de Hirosima y Nagasaki. Lo cierto es que tirada la primera piedra quedaban muchas más y era necesario medir las consecuencias de sus impactos.

Los franceses utilizaron el atolón de Mururua, pero los americanos, terminada la segunda guerra mundial, tomaron como botín de guerra las Islas Marschall. De hecho, gestionaron las islas bajo el mandato de las Naciones Unidas. Y lo que pretendía ser una orden para mejorar la economía y elevar el nivel de vida de los lugareños se convirtió en una ocupación militar que respondía a los intereses de los americanos en Asia. Este conjunto de islas tiene su importancia, porque están diseminadas en el corazón del Pacífico muy lejos de todo para ser oido y muy cerca de los objetivos geoestratégicos militares de la posguerra.

La historia comenzó antes, porque en las Islas Marshall quienes debian proteger a la población hicieron estallar, en la década de los 50, la primera bomba “sucia” de hidrógeno y una población que jamás había visto un copo de nieve tuvo la oportunidad de jugar con un manto blanco de nieve radioactiva. Allí se realizaron pruebas atómicas a sabiendas de las consecuencias que tendrían sobre unos habitantes que no importaban a nadie. Las autoridades militares y médicas silenciaron y no advirtieron que los alimentos que pescaban o ingerían de sus huertas se hallaban irradiados a pesar de ser evidente el aumento de fallecimientos por cancer. A consecuencia de ello, durante los años siguientes muchas mujeres abortaron y nacieron niños con malformaciones importantes como resultado de imperfecciones genéticas.

Los EEUU siempre sostuvieron que no ocurría nada anormal. Pero lo cierto es que los americanos utilizaron este protectorado para realizar pruebas nucleares que tuvieron efectos físicos y biológicos sobre la población. Desposeyeron a sus habitantes de sus tierras e irradiaron durante siglos su habitat para conocer las consecuencias de la radiactividad sobre el ser humano. Las Islas Marshall fueron durante décadas un laboratorio experimental de armas de destrucción masiva donde se realizaron, por el bien común, atropellos sobre la población. Por eso la historia de quienes hoy se juegan la vida tratando de controlar los escapes radiactivos de la central de Fukushima comenzó antes. Mucho antes y eran inocentes.


LA NATURALEZA NO HACE NADA EN VANO SIN PROPÓSITO O SIN UTILIDAD de Aristóteles

Hagamos un apartado a tanta tecnología de la comunicación urbana concretada en el bullicio de las autopistas, el ajetreo de las carreteras o el nerviosismo de los trenes de alta velocidad, y concedamos un espacio a las Cañadas Reales y a las vías verdes. Por lo general, constituye un placer pasear por ellas disfrutando de paisajes fascinantes realizando etapas cortas en bici o andando. Normalmente las encontraremos bien señalizadas a lo largo de lo que fueron antiguas vías de ferrocarril. Recorrerlas no constituye grandes penalidades para el viajero, ya que los trazados que seguían las antiguas máquinas de vapor buscaban minimizar las cuestas y acercar a los pueblos próximos.

Donde en su día hubo traviesas, en la actualidad hay caminos agradables y algunas estaciones que han hallado otro acomodo como albergues o Centro de Interpretación de la Naturaleza. Encontraremos misteriosos túneles, oiremos el canto de los pájaros y disfrutaremos de paisajes típicos. Son recorridos accesibles, además de fascinantes, para quienes disfrutan de la naturaleza y la quietud del campo. Su uso está llamado a convertirse en un recurso al ocio y una alternativa donde poder practicar deporte al aire libre bajo unos principios medioambientales.

En el estado español hay unos 1.800 kms de vías preparadas para disfrute, que se distribuyen en tramos para todos los gustos. De esta forma, encontraremos deliciosos trayectos cortos de 6 kms junto con otros de hasta 56 kms, más exigentes y aptos para deportistas. Entre medio se encuentra un amplio abanico de posibilidades y distancias para colmar los gustos de paseantes exigentes o bulliciosas familias. En su día constituyeron sinónimo de progreso en forma de Cañadas para la trashumancia del ganado; más tarde acercaron a la gente surcadas por vagones de madera y máquinas de vapor y hoy son legados del pasado para nuestro disfrute y placer.

Ahí queda la invitación.



QUIEN NO COMPRENDE UNA MIRADA TAMPOCO COMPRENDE UNA EXPLICACIÓN. Proverbio árabe

El Sol saldrá a las 5,59h. y se pondrá a las 18,07h.

Hace tiempo que deseo escribir sobre flores; pero como parece que el panorama no está para echar pétalos al paso de las carrozas, me ha parecido oportuno acordarme del joven Narciso que se convirtió en flor después de languidecer viéndose el rostro sobre las aguas del lago. Desde entonces, el ser humano ha convivido con éstas, hasta el punto de hermanarnos con los lechos mortuorios del hombre del Neanderthal.

Mientras los egipcios utilizaban la flor de loto como adorno en festividades y banquetes, los escribas de la época usaban los papiros para trasnmitir su cultura. Por su parte, los arquitectos usaron las paredes como elementos decorativos elaborados con motivos florales. De la misma manera el rey Nabucodonosor, según cuenta la leyenda, mandó reproducir el mundo vegetal en los jardines colgantes de Babilonia.

Más tarde los griegos, amantes de los mitos, decidieron que Clotis sería la diosa de las plantas y madre de la primavera. Idea que recogieron los romanos (eran unos copiones) para establecer que la nueva disosa se llamaría Flora en representación de los jardines y vergeles. Por su parte, los aztecas en su códice Badiano, recopilaron un herbario en el que resaltaban las cualidades aromáticas y curativas de algunas flores.

En la edad media las plantas adquirieron gran importancia simbólica. Es en ese momento cuando, de la mano de los árabes, se produce el gran trasvase del conocimiento sobre las mismas entre Oriente y Occidente. De hecho, durante el imperio Turco se produjo la Época de los Tulipanes, que por supuesto, se festejaba en los jardines del palacio Tockapi. Pero quienes más chispa sacaron a las flores fueron los románticos. Fueron ellos quienes las asociaron a los estados de ánimo y quienes como nadie se hiceron eco del lenguaje floral.

Ya antes (siglo XIV) habían surgido en Francia los Juegos Florales y los reyes de toda europa habían adoptado algún tipo de flor (Lis , Rosa…) en sus escudos nobiliarios. No hizo falta que pasara mucho tiempo para que grandes pintores como Jean Brueghel o Rubens pintaran lienzos con guirnaldas o grandes bodegones. Siendo, no obstante, Van Gogh quien al pintar los Girasoles elevara la pintura floral a sus más altas cotas de popularidad.

En la actualidad su belleza se halla vinculada, en primer orden, con la vida y la luz. Su aroma y belleza nos ha acompañado en nuestro pasear por el planeta y mientras para unos es símbolo de fecundidad, otros encuentran su sentido en el día de la Rosa (Sant Jordi en Catalunya) o en las procesiones del Corpus Christi. Y por último, uno se pregunta cómo no van a ser las flores el mejor regalo de los enamorados si ellas también se aman entre sí.


¡BELLOS COPOS DE NIEVE¡ NUNCA CAEN FUERA DE NINGUNA PARTE. P´an Yun

El Sol saldrá a las 5,53h. y se pondrá a las 18h.

A quien haya viajado por Tunez, seguramente le habrá llamado la atención las barreras que sus gobiernos han ido poniendo para evitar el avance del desierto. Lo cierto es que las zonas desérticas van creciendo progresivamente. El mismo desierto de Sahara ha aumentado en los últimos 50 años en una superficie equivalente a dos veces la del estado español. El norte de África y el sur de Europa se van desertizando progresivamente, al tiempo que la aridez engulle cada año unas 100.000 hectáreas de tierras fértiles. El fenómeno se repite en otras zonas del mundo, como en Chile o en Argentina.

Lo lamentable es que el mayor culpable del desastre lo constituye la irresponsable actitud del ser humano hacia los recursos de la naturaleza y la transformación de éstos en los procesos productivos. Las acciones del hombre no han tenido la menor consideración hacia los equilibrios ecológicos de las zonas en las que ha talado árboles y roturado el campo. Las explotaciones agrícolas han colonizado las nuevas tierras de cultivo con simientes foráneas, han desecado aguas subterráneas o han realizado quemas de bosques entre otras nefastas actividades.

Los expertos consideran que la extensión de zonas desérticas, como consecuencia de la mano del hombre, puede llegar a ser una superficie prácticamante equivalente a la de China. De este forma, mientras los desiertos de hielo (casquetes polares) van desapareciendo, los de arena y roquedal van aumentando, perturbando hábitat y modificando los modos de vida de las personas que allí viven.

El desierto avanza en la Naturaleza de la misma manera que parece hacerlo con nuestras ideas. Está demostrado que la modificación de ecosistemas en una parte del mundo para beneficio del ser humano se corresponde con nuevos secarrales en otros. En algunas ocasiones será necesario, pero en otras constituyen verdaderos atentados a la inteligencia y al sentido común. Sólo de esta manera se puede entender Dubai o más cercanamente plantaciones de maiz -con regadío- en los Monegros.


LA BUENA DISPOSICIÓN Y EL SACRIFICIO PERMANENTE NO GARANTIZAN EL ÉXITO. M.J. Álava

El Sol saldrá a las 5,53 y se pondrá a las 18h.

Una sociedad que busca la salud y la belleza no puede echar la culpa de tanto desmán a los fabricantes de productos naturistas. Pero lo cierto es que detrás de ellos hay manipulaciones y muchos seudogalenos que no han estudiado la carrera de medicina, pero que mueven un negocio de muchos millones de euros vendiendo ilusiones y tratando de sanar las angustias al prójimo. De hecho, son muchas las personas desorientadas que buscan en los productos dietéticos y naturistas los remedios a sus males. Haría falta una conciencia sobre ello para entender que, más importante que los preparados, es la calidad y condimentación de las viandas que constituyen nuestra dieta. En realidad un producto de régimen, por sí sólo, no tiene las propiedades terapeúticas que con tanto bombo proclaman los fabricantes. Simplemente, son complementos caros -a menudo recetados por desaprensivos- cuya eficacia se supedita a cambios dietéticos y de hábitos de vida.

En ocasiones, ponemos nuestra salud en naturópatas que no son médicos y que interpretan ese papel detrás de cualquier mostrador. Muchos de ellos responden a las necesidades de las marcas o a las franquicias de negocios realizados por comerciantes que poco tienen que ver con la vida natural. De hecho, cabe preguntarse qué sería de ellos si desaparecieran las marcas y los productos embasados. El interrogante va más alla: de qué vivirían y qué serían capaces de prescribir. Y es que son numerosas las veces que personas de buena fe son engañadas por naturópatas que carecen de estudios y que cuentan con una formación mal avalada.

Detrás de la naturopatía se debe encontrar un amante de las prácticas del higienismo y del naturismo, pero no un “doctor”. Desde luego que hay personas honestas formadas en este campo y que además, reclaman su profesión. Pero son muchos los que, sin haber hincado los codos, y con simples cursillos, se creen capacitados para criticar a la medicina tradicional sin aplicarse la autocrítica sobre los intereses creados de ellos mismos sobre las marcas que dispensan.

Este tipo de preparados se venden en herboristerías, tiendas naturistas o grandes superficies. Se presentan como soluciones a los grandes males y constituyen un gran negocio. Pero, por sí solos, poco tienen que ver con una vida más natural y cercana a los alimentos biológicos y las prácticas higienistas. Las personas somos conscientes de que vivimos entre productos adulterados y modificados y pensamos que, sin modificar nuestro hábitos y actitud ante la vida, podemos recomponer nuestros males por medio de preparados que algunos chamanes del naturismo nos puedan recetar.

CUANTO MÁS ESTRECHA ES LA MENTE, MÁS AMPLIA ES LA LENGUA.

El Sol saldrá a las 5,53h. y se pondrá a las 18h. Luna nueva.

La “caza” fotográfica es hermosa y no causa males al animal que pasa por delante del “cañón” fotográfico. Por contra, devuelve a la vida a la posible víctima en forma de imagen digital. Éste será el trofeo del paciente cazador que, pertrechado con sus teleobjetivos, aguardará pacientemente hasta tener apuntado en su visor el animal objeto del “disparo”. Para entonces habrá tenido que seguir huellas, descubrir madrigueras y mimetizarse con el medio para no ser descubierto.

Se trata de una caza respetuosa con el medio ambiente (no contamina con balines de plomo), no agresiva y que no altera los ecosistemas. Puede tener fines didácticos y ayuda a estimular la afición por la naturaleza, al mismo tiempo que favorece la observación y el ejercicio físico. Quienes la practican, valoran la belleza de las imágenes frente a la crueldad de la caza tradicional, donde los animales, muchas veces, mueren para un disfrute inútil de quien los abate.

Los equipos fotográficos son caros, pero desde luego, más baratos que los de la otra, donde al precio del armamento hay que añadirle el de la reserva del coto. Se puede practicar al acecho. Para ello es necesario ir vestido con ropa que se confunda con el entorno y que no llame la atención. Habrá que aproximarse al animal con el viento de frente y a ser posible con el sol a la espalda para evitar que éste nos descubra. Esta técnica exige movimientos lentos, objetivos no demasiado largos y rapidez en el disparo. Hay quienes, haciendo uso del baiting, atraen al animal mediante grabaciones de su pareja en época de celo o hacen uso de reclamos que se pueden adquirir en cualquier armería aunque algunos de ellos estén prohibidos.

Los más sofísticados y pacientes se pueden fabricar mediante lonas un hide. En su interior permanecen mediante horas hasta que la víctima se acostumbre a su presencia y se acerque lo suficienente para realizar las fotos. Antes de montarlo exige conocer que el lugar es el adecuado, bien por ser lugar de abrevadero, de paso o por la presencia de alguna madriguera.

Este tipo de caza se puede realizar en cualquier lugar natural, pero las sierra de Cazorla, Segura, el valle de Ordesa, Riaño, Pirineos, Saja….son lugares magníficos para la práctica de una bella afición, que gana adeptos, y permite un disfrute repetuoso y amable con la naturaleza.

ES IMPORTANTE NO HABLAR CON SUPERLATIVOS PARA NO FALTAR A LA VERDAD Y PARA NO DESLUCIR LA PROPIA CORDURA de B. Gracián

El Sol saldrá a las 6,06 h. y se pondrá a las 18,12 h.

Estos día en el balcón de casa está apareciendo un polvo amarillo. Después de un invierno duro, y tras varios días de relativo buen tiempo, los pinos han comenzado la floración. Su polen, aunque escaso todavía, es signo inequívoco de que la primavera está cerca y las tan temidas alergias también.

Como todos los años, llegadas estas fechas, pienso en todas esas personas que, viviendo en la ciudad, acondicionan sus terrazas y balcones para realizar sus pequeños huertos. Se trata de una afición que va ganando adeptos y que por poca inversión, proporciona pequeños placeres cuando la humilde cosecha de pepinos, tomates o lechugas va dando sus frutos.

En realidad tan sólo se precisa disponer de un lugar al que le llegue la luz directa del sol durante 5 ó 6 horas y un grifo cerca para el riego. A partir de ahí, en el mercado existen escaleras donde colocar las macetas o lo que es mejor, construirse uno mismo un sistema de mesas a dos alturas, donde en la parte inferior cultivaremos las legumbres y hortalizas de floración baja, como pueden ser lechugas, cebollas o puerros; mientras que en la parte alta podremos plantar acelgas, tomates o pimientos.

La producción nunca será la suficiente como para satisfacer nuestras necesidades, pero siempre será un placer comer nuestras berenjenas, pepinos, ajos o acelgas. Habrá quien se aficione, además, a realizar semilleros e interesarse por distintos tipos de sustratos para añadir a la tierra. Estos pequeños huertos ayudan a mirar al cielo y estar un poco en contacto con la madre tierra.


LA VENGANZA ES SOLAMENTE EL PLACER DE LAS ALMAS PEQUEÑAS de Juvenal
El Sol saldrá a las 6,09 h. y se pondrá a las 18,15 h.

No es algo novedoso ni constituye una locura el cocinar con flores. Su aroma y color inspiran nuevos platos, a los que aportan unas texturas y tonos de color diferentes. Desde siempre, las cocineras han sentido una atracción por las flores y las han hecho partícipes de los grandes platos. Ahora bien, antes es preciso conocerlas adecuadamente, porque no todas son comestibles y aún siéndolo, exigen ser recolectadas en el momento oportuno.

Cocinar con ellas es una costumbre milenaria para algunas culturas. Así, los antiguos chinos ya emplearon la azucena y la flor de loto, mientras que los romanos fueron amantes de las rosas y los árabes de los claveles. La cocina mejicana nos ofrece la flor de la calabaza rehogada y la hispana la tradicional alcachofa o la caléndula en las ensaladas.

Su belleza coquetea con nuestra mirada si unos pétalos de rosa los calentamos en la sartén y sobre ellos vertemos azúcar (rosas escarchadas). Los pétalos de la magnolia y la flor del jazmín dan un toque especial a los platos de ave y de pescado. Al propio tiempo que la menta, el tomillo o el cebollino maridan como complemento de cualquier segundo plato, mientras que la flor de lavanda puede acompañar al guiso de conejo, de pollo o a un buen arroz.

Siempre fueron complemento adecuado para realizar licores con cierta chispa o postres dulzones que alegraran la vida. Al recolectarlas es importante detectar la presencia de plaguicidas y no guardarlas demasiado tiempo (en frigorífico aguantan bien una semana). Deberemos ser cuidadosos al lavarlas y desechar, en la mayoría de los casos, los estambres, los pistilos y la base blanca de los pétalos por ser excesivamente amargos. Cocinar con ellas constituye un regalo para la vista y un toque de originalidad para el paladar.