Skip navigation

Category Archives: MÚSICA


SÓLO SE VIVE UNA VEZ, HAZLO BIEN, Y CON UNA VEZ SERÁ SUFICIENTE

El Sol saldrá a las 5,53h y se pondrá a las 18 h.

Durante la edad media los “hombres libres”, los cuales no estaban sujetos a las labores manuales, gustaban de formarse en las artes liberales. Con ello cultivaban su intelecto y se diferenciaban de los agricultores y artesanos. De esta forma, las universidades y los centros eclesiásticos adoptaron sus enseñanzas dejando en sus escritos su forma de entender el mundo.

Las siete artes se dividían en dos partes formadas por:

– TRIVIUM:
La gramática, que se ocupaba del correcto uso de ésta, así como de la lengua.
La retórica, que se preocupaba por la correcta forma de expresar las palabras.
La dialéctica, que trataba de encontrar la verdad mediante el pensamiento y la razón.

– CUADRIVIUM:
La aritmética se ocupaba de los números.
La geometría era la ciencia que estudiaba los cálculos.
La astronomía se preocupaba del estudio del firmamento.
La música trataba de los sonidos y sus notaciones.

De esta forma, pintores, escultores o lo que hoy serían arquitectos o ingenieros, en aquella época eran oficios serviles, porque se realizaban con las manos. Mientras la clase baja podía aspirar a colocar a sus hijos como aprendices en talleres, donde aprendían rudimentos de matemáticas y geometría propios del oficio, las clases pudientes estudiaban las artes liberales obteniendo el título de bachiller y más tarde el de maestros del arte.

La inoconografía del Trivium y el Cuadrivium fue ampliamente representada en azulejos, pinturas, esculturas y tapices, especialmente en el renacimiento, y son relativamente fáciles de entender para un observador familiarizado con el arte medieval. Es más, hay personas apasionadas de “la caza” de estos símbolos que, como ornamento de jardines, paredes o fachadas, se encuentran dispersos por todos los rincones de países de rica tradición artística. Normalmente las composiciones (arquitecturas, tapices…) se caracterizan por su equilibrio geométrico. De este modo, es sencillo hallar los motivos dentro de orlas, rectángulos o rombos que, a modo de adorno, incluyen en su interior el arte a representar.

Sólo hace falta caminar por catedrales, museos o casonas con los ojos de ver y la curiosidad suficiente para asombrarse de cómo han resistido el paso del tiempo representaciones (normalmente en forma de mujer junto con la gráfica a la que hace referencia) que nos hablan de una forma de entender el saber, no como especialización, sino como una generalización de todo el conocimiento.

Por último pedir a quienes son aficionados a realizar fotos familiares con una obra de arte detrás que pongan el mismo empeño en encuadrar el fondo del retrato. Es una lástima ver magníficas instantáneas mutilando o desaprovechando una obra de arte cuya iconografía habla a gritos.

Anuncios


LA LENGUA DE LOS SABIOS ESTÁ EN SU CORAZÓN; LA DE LOS NECIOS EN SU BOCA. Eclesiastés

El Sol saldrá a las 6 h. se pondrá a las 18.06 h.

Es conocido que los músicos tienen más facilidad para aprender idiomas. Ello es debido a que su oído está acostumbrado a escuchar un rango de frecuencias más amplio que el que usamos en el habla. Nos llama la atención cómo ciudadamos de algunos países de Europa en seguida aprenden el castellano y lo hablan con un acento perfecto y cómo, en cambio, a los británicos o franceses siempre se les nota su lugar de procedencia. El motivo es que ,simplemente, los primeros utilizan en su lengua vernácula unos rangos de frecuencia en los que se incluye los del castellano, mientras que para los segundos esto no ocurre.

Puede llamar la atención cómo las personas que tienen educado el oído en la música son capaces de discernir, por cómo les suena, si lo hablado en un idioma extranjero está correctamente expresado. Por otra parte, los niños que desde la infancia son escolarizados en sistemas de enseñanza basados en la inmersión en lenguas que desconocen, quizás puedan manifestar un pequeño retraso en el inicio del lenguaje e incluso, al principio, mezclarán las palabras en los distintos idiomas, pero no obstante, pronto aprenderán a discernir correctamente el ámbito en los que deben ser utilizadas.

Los informes Pisa en el estado español y los índices de fracaso escolar certifican que los mejores datos los aportan las comunidades en las que la enseñanza es bilingüe e incluso trilingüe. En estas comunidades no es raro encontrarse con niños que además aprenden un idioma extra por vía familiar. Es el caso de muchos emigrantes o familias que conocen otros idiomas y hacen de él la lengua materna.

Asociar el aprendizaje de los idiomas a disponer de un buen oído musical es un acierto que debiera ser tenido en cuenta en los sistemas de enseñaza. Detrás de muchos fracasos en los aprendizajes de otras lenguas se encuentra una incapacidad para discernir tonos y frecuencias (dicho de otra manera: tener en la oreja una zapatilla o pensar que va a llover a cántaros si se canta) así como para reproducirlos.

COMPRENDER SIGNIFICA SER CAPAZ DE HACER de J. W. Von Goethe
El Sol saldrá a las 6.08h. y se pondrá a las 6,15h.

Lo vi y me pareció precioso. Sencillez y belleza en el Circo del Sol.

LO VI Y ME EMOCIONÓ OIR LO QUE ELLOS NO PODÍAN

El cuartito del farol es lugar abierto a patio amplio desde donde oigo llorar a los niños y vocear a unos rumanos mal sonantes a los que no entiendo. Agudizo los sentidos y de las casas vecinas me llegan ruidos de cacharros y aromas de calderetas bien nutridas.

En el cuartito hay butaca, algunos libros y sobre todo cuartetos de música. Digo bien, siempre me gustó la Música de Cámara. Sencilla, donde los oídos profanos podamos distinguir los instrumentos y sus melodías. Poca música sinfónica hay, que junto con la contemporánea, dejo para el coche o los lugares bulliciosos.

Me gustan las melodías sencillas, incluso monocordes; esas, que ayudan a dormir el alma. Es el cuartito del farol no porque lo haya, sino porque hubo que darle un nombre y me pareció evocador. En él habitó un perezoso piano y aún hay dos violines que le adornan.

Escuchar música me supone esfuerzo. Es un disfrute cansino cuyo placer exige prestar atención; por eso, son cortos los ratos que dedico a mi afición. En cambio, la lectura en la butaquita a la luz de la lámpara es un placer donde las horas pasan sin tiempo. Pienso que será porque soy mal lector.

Es lugar apropiado para recibir a esos amigos que ya no vienen y charlar como dios manda; con un cafecito y un buen trago. Donde la cháchara comience por cuánta azúcar te pongo y qué licor vas a tomar. Con la calma de las grandes ocasiones donde se llene la copa de los que ya se fueron y se brinde por nuevas ilusiones.

Mis amigos de intenet también tienen un lugar. Hace tiempo que les puse una velita que prendo cuando en la oscuridad del día enciendo el ordenador. Su luz es la música que me acompaña y el tintineo de su llama es una melodía preciosa. Por eso hoy, amigos de ciberespacio, os presto mi butaca en el cuartito.


Siempre me gustó la música callada de los monasterios contemplativos. Muchas veces trato de imaginarme el ambiente en que se desarrolló, en especial el canto mozárabe que existía ya en el siglo IV.
Hubo escritorios monacales donde durante siglos los monjes amanuenses copiaron con paciencia infinita los códices objeto del canto. Se conservan completos antifonarios (Catedral de León), libros de cánticos (Universidad de Salamanca)y códices (San Millán y Silos). Así, también fueron prolíferos los escritorios de Celanova y Tábora -provincia de Zamora- cuya biblioteca se vio afectada por la Desamortización de Mendizábal.
Los códices más importantes se encuentran en la tierra de reconquista, con Castilla-León -que incluía a la actual provincia de Logroño-, Galicia y Toledo como capital del reino visigótico.
El rito con su canto pervivió durante siglos hasta el Concilio de Burgos (1.080 ó 1.081)con el que se introduce el rito romano que trae consigo un canto nuevo en textos y melodías. Queda constancia en Silos y en San Millán de la Cogolla de la coexistencia conjunta de ambos ritos durante algún tiempo hasta que el Canto Gregoriano se impuso como signo de modernidad.
El canto es exencialmente litúrgico y vocal; se desarrolla en una sola línea melódica. Es diatónico, es decir estructurado en tonos y semitonos que no permite cromatismos. El ritmo es libre.
El arte mozárabe está magníficamente representado fundamentalmente en Cataluña y Castilla-León, pero tiene una buena presencia en Orense, Huesca, Cantabria y La Rioja.
Siempre es agradable al viajero desviarse de su ruta y disfrutar de su evocadora arquitectura medieval en un momento en que la península estaba habitada por musulmanes y cristianos e dura lucha fronteriza.

Nunca me gustó Zarama. El estilo de Roberto en el escenario siempre me resultó un poco esperpéntico y forzado. Su música, muy cañera, no me transmite nada. Pero en fin, guardo un buen recuerdo de ellos y de Escorbuto.

Después de muchos años de ausencia se han vuelto a juntar para hacer una gira éste verano. Les ví en Santurtzi y me parecieron soberbios. En su estilo, pero inconmensurables. Me alegró verlos tocar a todos ellos. La ocasión lo merecía y el esfuerzo que hicieron por reagruparse también. Mi relación más estrecha fue con Roberto y Ernesto. El tiempo ha hecho que nos distanciáramos y que nuestros rostros se perdieran en la lejanía.

El pueblo está cambiado y la generación del Babi Boom dejó su huella. Escorbuto, el paseo al puerto, Capitán Mendizabal y los barrios siempre serán un magnífico pretexto para seguir guardando un single en que se les ve en la portada fotografiados con las rejas de un colchón. Todo ello bajo el Espíritu de Don Boni y el Palacio Oriol