Skip navigation


IRRITARSE POR UN REPROCHE ES RECONOCER QUE SE HA MERECIDO de Tácito

Me vais a permitir todos que este artículo se lo dedique a Rcalber. El muchacho no deja de darme la murga por descuidarme en hacer justo lo que el no hace: escribir. Es un tipo de fiar para cuestiones de derecho y economía (tiene un manual para el acoso escolar memorable). Nos separan muchas cuestiones: yo soy vasco -con lo que ello significa- y el es un andaluz que siempre me respetó aunque seguramente no comparte la visión que de la configuración del reino tenemos.

Mi pasado va ligado al de las ONGs. En líneas generales las conozco, y por ello hay algo que me llama la atención. Me explico: la mayor parte de ellas nacieron de una disconformidad sobre el orden establecido de muchas cosas. Partían con la ilusión de ejercer un cambio social en el ámbito de la participación que a cada una le correspondía. Los ahora colaboradores entonces eran denominados militantes, entre otras cosas, porque sus actividades respondían a un activismo casi siempre desinteresado. La gratuidad formaba parte de la acción y esta la ejercían apoyándose en la crítica social.

Pero lo que me llama al atención es que la sociedad contemporanea se ha fagocitado el uso de la crítica que las ONGs puedan ejercer sobre ella. De hecho, a muchas las conocemos por lo que hacen pero no por lo que piensan. Cuando precisamente esto debiera ser un toque de atención de cómo hacer un mundo mejor. En la actualidad la transgresión, el culto a la variedad y lo distinto se ha instalado dentro de una sociedad que no se sorprende ante las nuevas propuestas por alocadas que estas sean. En realidad, es habitual que de ellas sólo nos llegue el papelito para la ayuda financiera pero muy pocas veces nos llegan sus análisis ideológicos.

La verdad es que tienen difícil ser críticas en una sociedad en la que todo el mundo quiere ser distinto, original y creativo. Nada mejor para acallar las críticas que puedan provocar transformaciones sociales que el exceso de ella. La disidencia y la no conformidad que fue la causa de su nacimiento en la actualidad se halla instalada en el sistema como algo natural. De hecho son los mismos poderes del estado los que rellenan el discurso hablando de innovacíón y de cambios. Y nada mejor muestra de ello que las campañas electorales o el mundo de la moda.

El sistema se halla inmunizado a la crítica desde que éste se puso de su parte. Quizás lo que cambia es la escenografía de una crítica que busca lo alternativo y la transgresión pero que lo hace con puestas en escena, que aunque sorprendentes, son de asimilación rápida por estar basadas en la inmediatez. La crítica se ejerce pero no llega como un bálsamo para empujar hacia una sociedad más justa porque el mismo sistema admite la negación dando la sensación de que no hay problemas. Lo curioso es que a las ONGs las reconocemos una labor magnífica, pero con la crítica adormecida o callada, no contribuyen a un cambio social que fue en su origen la causa de su nacimiento. En realidad el mismo sistema (llamese Estado si se desea) a quien pretenden combatir, es en numerosas ocasiones, quien las sustenta asumiendo con naturalidad sus contradicciones.

4 Comments

  1. En primer lugar agradecerte la dedicatoria. Quieres que escriba, escribiré

    ¡¡¡ Menudo el charco en el que te has metido en pleno fin de semana !!!

    Creo que la primera crítica se debe basar en lo que haces y no en lo que dices. Así, la Iglesia Católica puede tener en su ideario la defensa de los débiles pero luego ha justificado y amparado, como cooperador en el ocultamiento, casos de pederastia que deben sonrojarle. Sin embargo, la respuesta que ha hecho Cáritas en la defensa de los más desfavorecidos en esta crisis es para quitarse el sombrero.

    Así, podríamos meternos con toda la sociedad civil: Colegios Profesionales, Universidades, Sindicatos … es una auténtica caja de Pandora. Y aquí es donde entramos de lleno en lo que afirmas.

    La sociedad civil es un concepto político. Los seres humanos tendemos a Asociarnos en defensa de intereses particulares que nos son comunes. Así, surgen desde las Asociaciones de Vecinos, Greenpeace o un Partido Político.

    Quien tiene el poder de Gobernar accede a este por voluntad popular, algo que se consigue ejerciendo el poder favoreciendo a quien te lo otorga o HACIENDO CREER que se usa de esta manera.

    Las campañas políticas son muy caras. Hace falta explicar tu proyecto, que has hecho, que pretendes mejorar … pero tambien que no se note lo que no has hecho o has hecho mal, por incompetencia o porque simplemente te has enriquecido ilícitamente.

    Lo primero se consigue con dinero que financie campañas de marketing, medios de comunicación social, mitines, etc. Como el poder tiende a concentrarse los medios se alinean y el poder económico tiende a hacer favores con la esperanza de que esos favores tengan un retorno.

    Esos intereses de unos pocos a menudos chocan con los intereses generales, así que el problema segundo se acrecenta ¿Como tapar lo que se ha hecho mal o lo que no se hace por intereses espúreos o por incompetencia? Tapando bocas con más dinero y teniendo cierto control de los medios.

    Así, vemos como en ésta crisis tenemos uno Sindicatos mayoritarios que ha suscrito (no convocado) una huelga de funcionarios por cuestión de imagen y una huelga General, que se pedía a voces, sólo cuando se ha visto comprometido el dinero que sacan de los EREs por culpa de presiones del poder económico.

    ¿Y ahora que pasa? Que pretenden cargarse la Sociedad Civil. No se dice que los sindicatos están inoperativos si no que los sindicatos no actuan Y QUE DEBEN DESAPARECER.

    La Sociedad Civil no debe desaparecer. La sociedad civil representa la expresión de la voluntad popular organizada, en este caso en un sindicato, aunque también podría estar representada en una patronal, en una ONG o en una Asociación de Vecinos.

    Precisamente uno de los mayores problemas con los que contamos es todo lo que ha ocurrido con está formula de expresión popular. La han politizado (Asociaciones de Víctimas del terrorismo, por ejemplo) o les han tapado la boca a base de dinero público y la solución no es que desaparezca, si no que desaparezca esa interdependencia, que queden desbloqueadas y que puedan actuar libremente en defensa de los intereses de sus miembros.

    Esas ideas son ideas de nuestra sociedad, y como dice Arístides, deben entrar en el circuito de la opinión pública porque si no nos quedamos meramente con lo que nos diga la tele o el político de turno y el resto de las ideas quedan ahogadas, lo que empobrece nuestra visión de la realidad de nuestra sociedad.

    Esto ha sido tenido siempre en cuenta por los Estados dictatoriales, así que lo primero que se ha hecho ha sido imponer la censura y prohibir la libertad de opinión, reunión y Asociación. Ahora no se prohíbe porque no se puede, pero se compra.

  2. Ja,ja….Bueno, pues objetivo cumplido. Sólo falta que el Athletic se emfrente al Betis (ahí no hay amigos).

    Gracias por tu presencia y a la próxima no te hagas el remolón. Desempolva tu bitácora y dale a la tecla, hombre.

  3. Discuto últimamente sobre la militancia y la amilitancia. A ti te veo claramente partidario de la primera.

    Buenas reflexiones.

  4. Cuando hay corparativismo, las ONG’S dejan de ser lo que deberían y se transforman en asociaciones publicitarias de quien les da la subvención. Al final, mas pronto o tarde todas se politizan.
    Chao
    Ana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: