Skip navigation


LA VIDA ES UNA CARRERA DE RELEVOS. PUEDES GANARLA EN OTRA GENERACIÓN de V. Butulescu

Hace 20.000 millones de años -el Mioceno- este hermoso planeta azul era un edén. Estaba cubierto por inmesos bosques, lagos y extraordinarias praderas. En ese momento de la prehistoria, y al abrigo de un clima tropical, se produjo un hecho relevante que marcó el devenir de los primates: la orientación de la colocación de los ojos varió. Mientras que el resto de los animales conservaron la visíón perimetral a los costados con el fin de poder ver a los posibles atacantes, nuestros antepasados, porque lo eran, variaron la colocación de sus córneas al frente. Con ello perdieron la ventaja del resto de los animales, que ya no necesitaban para vivir en los árboles, pero ganaron en una visión estereoscópica que les permitía calcular mejor las distancias para desplazarse entre las ramas.

El paso del Mioceno al Plioceno fue duro. Del edén se pasó a una sequía que duró 12.000 millones de años, donde llovió poquísimo y se creó un hábitat parecido al de las actuales sabanas africanas. La vida se tornó muy dura para aquellos seres que habían desarrollado unas manos hábiles y unos brazos fuertes para desplazarse por los árboles. Su dieta basada en las frutas escaseó y se vió forzado a descender a las praderas, donde sus capacidades de defensa eran escasas. Allí abundaban las gramíneas y resultó que, entre ellas, eran presa fácil de los depredadores por lo que hemos dicho: carecían de visión perimetral y además no podían ver por encima de ellas. En esta parte de la prehistoria se producen otros dos hechos relevantes que nuestros antepasados nos dejaron en herencia. Por una parte, aquella tropa de desventurados aprendió a caminar sobre dos piernas con el fin de poder ver a sus posibles atacantes sobre las gramíneas y por otra, descubrió que éstas eran más nutritivas que las frutas.

Incluir en su dieta los granos de trigo, mijo o avena que se encontraban esparcidos por el suelo les exigió que desarrollaran un habilidad extraordinaria entre el dedo pulgar y el índice. Llegado el Pleistoceno, nuestra época, que se distingue porque ha habido un poco de todo, nuestros antepasados andaban sobre dos piernas, tenían una motricidad fina en los dedos de la mano, conservaban la misma disposición ocular de los ojos que nosotros pero todavía disponían de unas mandíbulas grandes y potentes para poder defenderse. Es en este momento cuando, fruto de una mutación o de la necesidad de juntar los dientes para que los granos no se perdieran entre ellos, los primates se deshacen de los colmillos y reducen su capacidad bucal, al tiempo que aumentan el tamaño del cerebro. Definitivamante pierden toda la capacidad natural para defenderse de los grandes depredadores. Pero es que descubren que tallando piedras y huesos pueden construir armas de defensa.

¿Y qué hacer con el animal muerto? Pues comerlo. Nuestro homínido se hace carnívoro -en realidad lo somos desde hace 2 minutos en la Historia- y aprende a matar. Se hace cazador y poco a poco se va olvidando del gremio y del bienestar colectivo. Sus acciones se vuelven más competitivas y siente placer con la violencia. Ya no mata para alimentarse, como el resto de los depredadores, lo hace, además, para ejercer influencia sobre el territorio o para conquistar espacios que satisfagan su ego. Este comedor de frutas primero y cereales después, cuando se hace carnívoro y desarrolla el intelecto lo hace con fines aviesos para el resto de la naturaleza, a la que esquilma sin compasión y de la que se vale para su lucro como si tuviera el monopolio de la propiedad.

5 Comments

  1. No sólo somos el virus mortal del Planeta Tierra, también somos tontos…
    Un abrazo, Arístides.

  2. Y con ese final ¿En que momento dices que desarrollamos el cerebro?

  3. Aish, ojalá mis profesores de Prehistoria lo tuvieran todo tan claro.
    Por cierto, siempre es fruto de una mutación. Toda evolución física y fisiológica es fruto de una mutación y posterior hibridación. Siempre.

    Nuestros primos hermanos, los chimpancés, suelen asesinar a sus “jefes” y comérselos, al igual que a miembros rivales… yo tengo la teoría de que los homínidos tenemos un gen que nos determina a dicha conducta (puedes llamarme determinista si quieres, pero a las pruebas me remito), lo cual no quiere decir que esté excusando el comportamiento bellaco y cruel de nuestra especie.

    Un apunte, por mucho egoímo que hayamos desarrollado, lo cual es innegable, también es innegable que el ser humano ha ido evolucionando hacia formas cada vez más acentuadas de interdependencia y de interrelación entre individuos y comunidades.

  4. Una exposición muy amena del proceso. La imagen aclaratoria me parece excelente.

    Hay paralelismos inevitables, como el paso de trepar a los árboles a trepar en los empleos. ¿Está el “trepa” más atrasado en la evolución? ¿O está, por el contrario, más adaptado a su entorno? ¿Es él el que convierte en salvaje su hábitat?

    Lo siento, no he podido evitar pensarlo. Como aquellos anuncios que hablaban de “el autónomo” al estilo de Félix Rodríguez de la Fuente.

    Saludos.

  5. Y así llegamos a lo que somos, llenos de imperfecciones. En vez de utilizar el privilegio de la inteligencia para cosas buenas, estamos destruyendo nuestra casa, nuestro planeta.
    Chao
    Ana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: