Skip navigation


EN UNA ROSA CABEN TODAS LAS PRIMAVERAS de A. Gala

Ya sabemos que “la primavera la sangre altera”, pero también cansa. Si no, que se lo pregunten a quienes tienen hijos o personas mayores en casa. Puede parecer un contrasentido que tras el letargo invernal, los cielos más limpios y el renacer del campo surja la fatiga primaveral. Es curioso que, siendo ésta una estación presidida por la belleza, el aumento del dinamismo vital o en la que las emociones se tornan más intensas, numerosas personas se sientan cansadas o en crisis.

Es frecuente que se manifiesten con todo esplendor las enfermedades crónicas o que a muchos nos invada una extraña fatiga que nos haga desear un cierto reposo físico y mental. Hay quien señala que aumenta el número de transtornos nerviosos como consecuencia del cambio de ritmo vital en personas con problemas síquicos. Con la mejora del tiempo se producen unos cambios metabólicos que tienen su incidencia en las personas. Así, por ejemplo, aumenta la tasa sanguínea de urea, colesterol y los glóbulos blancos inician su guerra particular contra microorganismos patógenos -que se lo pregunten a los alérgicos-.

Y es que la llegada del buen tiempo trae consigo que se duerma peor, la sangre se haga más viscosa produciendo hinchazón de piernas y el cansancio general se manifieste en dolores de espalda, cabeza y hombros. Durante el invierno el cuerpo estuvo economizando recursos y librando una lucha contra los rigores del mismo. Por eso cuando llega la primavarera se encuentra con las defensas bajas y hace, por ejemplo, que cualquier mal aire nos provoque un resfriado.

Con el renacer de la vida se producen decisiones inconscientes que pueden llamar las atención: los vegetarianos o naturistas hacen sus ayunos y curas vitamínicas; otros sienten la necesidad de acudir a gimnasios para cuidar su cuerpo, y muchos cuidan su alimentación, no sólo para estar más bellos, sino porque el cuerpo necesita una recarga vitamínica presente en las frutas y verduras. Si a todo lo anterior le añadimos los desajustes hormonales por todos conocidos, no es de extrañar que los cuerpos se fatiguen y las mentes se trastoquen ante tanto cambio. ¿O no?

4 Comments

  1. Pues si a todo eso se le suma un segundo trimestre de curso escolar anormalmente largo, el resultado es… mejor contar hasta diez respirando hondo.

    Ya, mucho mejor.😀

    Saludos.

  2. Por eso estamos todos tan alterados en primavera. Todo se revoluciona y nos descuadra. Y es que nunca mejor dicho “el hombre es un animal de costumbres”. Te sacan de tus rutinas y estás como a la deriva.
    Feliz semana santa
    Ana

  3. Sin desmentir ni una coma de tu explicación primaveral, acabas de dar argumentos para que muchos puedan excusar la mala leche, la vagancia, la enfermedad…

    ¡Disfruta de la Primavera!

  4. Hay estudios serios que hablan de un aumento de entre un 10 y 15% de consultas a este respecto en estas fechas y eso que coincide con el momento en que el trastorno depresivo estacional, que comienza en otoño, finaliza en primavera.

    Hay otro trastorno afectivo ocasional muy común. Se llama trastorno disfórico premenstrual y con eso creo que sobran las explicaciones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: