Skip navigation


LOS MALES DE LA DEMOCRACIA PUEDEN CURARSE CON MÁS DEMOCRACIA de A. E. Smith

En ocasiones el Pepitogrillo que habita en mi sopla en el oido para recordarme que el ser crítico es un valor que no debo rechazar. Lejos de mi intención estará apoyar con mis palabras a Sortu, de la misma manera que a cualquier otro partido político, pero uno no llega a entender por qué hay que condenar nada. Me explico: no entiendo que personas sin condenas pendientes y que mantienen todos sus derechos civiles intactos (trabajan, pagan impuestos, viajan al extranjero, pueden ejercer el derecho al voto…) tengan que condenar explícitamente la violencia de ETA.

El que suscribe no está a favor, ni justifica a los pistoleros pero, por dios, que nunca se me ocurrió que en este país era obligatorio condenar el hecho. Y si así fuera, aseguro que por mis bemoles que no lo haría, pero no porque no lo haga en mi interior sino porque mañana a algún iluminado se le puede ocurrir la obligación de condenar a los obesos, a los fumadores…o vaya usted a saber. Si los miembros de Sortu tienen conexiones con ETA, pues que se demuestre y se les detenga con pruebas. En el estado de derecho, para bien o para mal, las suposiciones no valen. Son necesarias las pruebas. Y si el tribunal no permite el registro del nuevo partido porque hay hechos que avalan su conexión con los violentos no se por qué no se les detiene y se les juzga como dios manda.

Uno espera de quien acusa que aporte pruebas concluyentes que sirvan para enjuciar a unos e ilegalizar a Sortu, pero resulta extraño que lo primero no se produzca pero sí sirva para lo segundo. Por otra parte resulta preocupante que la resolución se ejecute en función de valoraciones o reservas sobre lo que se piensa que puede ser la naturaleza de la agrupación. Además, se le pide al acusado que aporte la carga de la prueba de su regeneración cuando en el sistema judicial español es algo que corresponde al acusador.

Repito que no es necesario comulgar con las ideas de Sortu, de la misma manera que no lo es con La Falanje Española -con largo historial de muertes y represión- o con Fuerza Nueva y su exhibición de símbolos fascistas (ambos partidos legalizados y de ideas totalitarias), para pensar que en este caso hay algo que no convence.

One Comment

  1. Quien me conoce sabe la mala leche que puedo gastar con esta gentuza aunque, no obstante, no hay nada más que me preocupe ahora mismo que el toreo sistematizado a los Derechos y Libertades Fundamentales, la puesta en tela de juicio del propio funcionamiento de la justicia, la generalidad de la ley y la actuación seria y responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

    Una de esas “cosillas” es precisamente lo que señalas. Para los que están menos relacionados con el mundo del derecho sería bueno comprender que igual que un juez puede condenar a una persona a X años de cárcel, también puede condenarle como pena principal a subsidiaria, a la pena del sufragio activo o pasivo (votar o ser votado)

    Esto de la Ley de Partidos es un tema que hay que cogerlo con pinzitas porque yo no quiero que ETA esté en los ayuntamientos ni que reciba subvenciones pero tampoco quiero que un partido que cumple todos los requisitos legales no esté por trabas judiciales, por mucho que me gustara chocar a quien esboza esas ideas.

    Dicho esto, no es un delito no condenar el terrorismo si no justificarlo y ampararlo. Una persona que haga apología del terrorismo debe ir a la cárcel y perder el derecho a sufragio porque lo contrario sería una perversión de la democracia, ya que el terrorismo busca acabar con el Estado mediante la política del miedo y no por la libre elección de la mayoría.

    Los Partidos Políticos tienen, tal y como manda la Constitución, tener un funcionamiento interno democrático pero, sobre todo, ajustarse a la ley y al derecho. Cuando te sales de la ley se te debe aplicar el derecho y si es necesario que se quite el derecho a sufragio, que se quite. ¿O dejamos que un señor que tiene condenas por estafa se pueda presentar a unas elecciones? ¿O cualquier otro señor que tenga imputado algún delito o este en espera de una sentencia? ¿Para que cambie la ley y despenalice un delito que haya cometido, rebaje la pena o para que cambie los plazos de prescripción para salvarse?

    Ningún delincuente puede tener la vara del poder. El Código Penal no castiga a quien no condena el terrorismo si no a quien lo ampara o lo justifica y dicho esto a mi me parece muy complicado ilegalizar un partido por este motivo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: