Skip navigation


¿QUÉ SABE EL PEZ DEL AGUA DONDE NADA TODA SU VIDA? de A. Einstein

En su día escribí (es artículo que dentro de unos años pienso enmarcar) que el proceso de paz y del fin de la violencia de ETA es irreversible. Lo sigo manteniendo y si entonces aportaba un discurso del que no muevo una coma, hoy lo que me preocupa es esa “inercia” entendida como rutina. En un momento en que todo cambia, parece que esos hábitos escurridizos que propician la comodidad de lo ya conocido y el dejar que las cosas fluyan según esteriotipos del pasado debieran ser revisados. Mantengo que los amigos del amosal se han salido de la rodada y han virado por otros surcos. Hay quien dirá que sus posiciones son inamobibles y que son los del tiro en la nuca quienes deben volver al redil. Pero los demás no podemos permanecer acomodaticios sin darnos cuenta de que precisamos de la lucidez necesaria para vencer desconfianzas y temores.

La inercia va en contra de lo creativo y de la innovación. Y por supuesto es amiga de la resistencia al cambio y enemiga de la esperanza de lo que pueda ser. Es más, la inercia así entendida se halla cerca de la contemplación y el acomodo de unas ideas no revisadas; y desde luego, se aleja de la frescura que aportan los nuevos aires. Sería bueno que revisáramos todos nuestras inercias. Esas que nos hacen expresarnos siempre con el mismo discurso aunque cambien los factores o se modifiquen las circunstacias. Ignoro cómo será el proceso del fin de la violencia, pero me imagino que tendrá sus dientes de sierra y que se dilatará en el tiempo. No satisfacerá a nadie, pero se tendrá que hacer rompiendo temores y modificando planteamientos ideológicos.

Tendremos que revisar esas costumbres que a fuerza de ser repetidas hemos convertido en certezas por el simple hecho de la machaconería de unos pensamientos que alimentaron el pasado. Lo tendremos que hacer todos: ellos y nosotros. Los unos nos tendremos que plantear cómo es posible que una organización armada perviva durante 50 años en un reducto de Europa y los otros qué tipo de locura les llevó a ello. Tendremos, además, que superar esas resistencias plomizas que nos impiden acercanos a lo diferente deshechando actitudes predichas.

Espero, creo y apuesto, porque no puede ser de otra manera, que el proceso es irreversible como lo es el que, salvo los más recalcitrantes, dentro de dos lustros la mayoría habremos modificado nuestras inercias. Y puesto que el dicho dice que “nacemos incendiarios y morimos bomberos”, bueno será que: ya que tendremos que aceptar cambios, lo hagamos con la inteligencia necesaria, sin asumir como propios los plantemientos de terceros muchas veces supeditados a intereses electorales o a mensajes mercantilistas de cierta prensa.

Por el bien de todos espero que todo salga bien porque mi estómago es incapaz de digerir el sapo de la desilusión.

3 Comments

  1. Supongo que las dos inercias que durante años han trascurrido paralelas y enfrentadas puedan transcurrir, tras un cambio drástico, fluir como una sola.

    Un abrazo

  2. Hace un par de años yo también pensaba que había que acomodar lo que pensará la proxima victima de ETA con lo que piensa la última.

    Hoy día pienso que es imposible mantener un dialogo normal con barbaros, porque maten o no maten, son ASESINOS.

    Hay quien mata por un arrebato, por un accidente … estos no. Son ASESINOS que no dudan en idear, planificar y ejecutar un asesinato por la espalda ¿Que puede hablar la gente de bien con estos mamarrachos?

    Yo creo que el Estado tiene que defender a sus ciudadanos y en este caso, la única salida es hacer que se pudran en la cárcel en una condena no sólo eterna, si no que además vean tan poquito la luz del sol y permanezcan tan aislados que el día que salgan sean tan ancianos y esten tan zumbaos que les impida poder servir a una banda de terroristas.

    … La palabreria que la usen para explicarle a un juez eso de que matan a niños porque oprimen a Euskadi, que bastante falta les va a hacer.

  3. TOTALMENTE de acuerdo con rcalber.

    Arístides, ve preparando sales de fruta o como se llamen para la acidez, porque estos hijos de puta tienen pistolas que hacen pupa, tienen a una clientela que los financia (unos por temor, otros por gusto) y tienen muy pocas ganas de doblar el espinazo para ganarse el pan.

    Es cierto, hay que cambiar las inercias: Los etarrillas deberían entregarse y pagar por sus crímenes; y los que estamos en su contra deberíamos dejarnos de tanto buenismo y repartir un poco de su propia medicina.


One Trackback/Pingback

  1. By Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya on 04 Mar 2011 at 5:56 am

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: