Skip navigation


LO ÚNICO QUE ME DUELE DE MORIR, ES QUE NO SEA DE AMOR de G.G. Márquez

El Real Decreto del B.O.E. del 3 de febrero dice así:

“La destacada y dilatada trayectoria de don José Miguel Villar Mir al servicio de España y de la Corona merece ser reconocido de manera especial, por lo que queriendo demostrarle mi Real aprecio. Vengo en otorgarle el título de Marqués de Villar Mir para sí y sus sucesores, de acuerdo a la legislación nobiliaria española.
Dado en Madrid 3 de febrero de 2011.
Juan Carlos R”.

Y es que a uno le queda la duda de si procede dejar pasar la perla. Ya sabemos que el marquesado no otorga prebendas y, por contra, quizás si gastos. Se trata de un título honorífico que procura resaltar el reconociemiento necesario a la labor realizada, en este caso para el reino. Pero hombre, uno se pregunta si en el caso del empresario Villar Mir, que en su día fue Director General de Empleo con el Caudillo Franco o Ministro de Hacienda y Vicepresidente del Gobierno con Arias Navarro, procede el reconociemiento por mucho propósito de la enmienda habida a posteriori.

De la misma manera, a uno se le puede escapar una cierta sonrisa cuando se imagina a Del Bosque tratado de ilustrísima o al escritor peruano Vargas Llosa, nacionalizado español por aquello de que tuvo que salir por patas de los entuertos que se había metido en su país natal. En fin, que no arda la hogera, porque no merece airear las brasas. Los tiempos son otros y la inteligencia de quienes pisamos este reino ya conoce que su dignidad regia no delinque porque lo prohibe la carta magna (lo hace el ministro del ramo por él), sabemos que el suyo es un reinado democrático aunque su puesto nunca haya sido refrendado por el pueblo; y claro, entendemos que pueda tener aprecio a quien le salga de los higadillos y otorgar, con el máximo cariño, marquesados a quien él disponga, aunque luego nadie se pregunte si procede.

El tema da para el debate. Personalmente pienso que no merece la pena. Se trata de reminiscencias del pasado que sirven para justificar de mala manera el presente de la monarquía. Pero he de confesar que siento debilidad por el Marqués de Del Bosque. Creo que, más hallá de sus logros con la selección de fútbol, es un hombre que transmite tranquilidad, sosiego, sencillez….; valores de los que estamos necesitados, al tiempo que lo hace con el saber estar de la humildad. Por eso sí me agrada el trato de ilustrísima. A los otros marqueses de usted y basta, por aquello de no juntar churras con merinas.

5 Comments

  1. Son titulos que tenían sentido cuando lo tenía la monarquiía, en la edad media.

    Hoy día es honorífico y eso no te da ningún privilegio en tu marca, ni siquiera queda lo de los pasaportes diplomáticos que era el último privilegio que les quedaba.

    Lo curioso es que el segundo mayor titulo honorífico esten, como señalas, en manos de quienes han prestado un gran servicio a España como

    – JUAN (no jose) Miguel Villar de OHL (una constructora)
    – Cesar Alierta de Telefónica (telecomunicaciones), el mayor nicho de quejas de los usuarios.
    – Baldomero Falcones de FCC (otra constructor)
    – Jose Lladó de Tecnicas reunidas (ingenieria y construcción)
    – Brufau de Repsol, es decir, los que no pactan precios de combustibles pero que siempre suben a pesar de los costes.

    Gracias a todos por vuestra labor y trayectoria.

  2. Como tú dices son reminiscencias el pasado, exactamente igual que el papel del rey, meramente testimonial.
    A mi me provocó una sonrisa, nada más.

    Un abrazo

  3. Da risa…¡Estamos en el S. XXI !
    Del Bosque ya es “marqués”sin que el Rey le diera el papelito…
    Un saludo,Arístides (espero que pronto se solucione lo del café)

  4. Hablando de marqueses ¿Donde esta el artículo de hoy?

    ummmm, estamos perdiendo las buenas costumbres.

  5. Sólo una nota discordante… en mi opinión, el hecho de que Villar Mir fuese ministro durante la dictadura no debe ser considerado una mancha en su expediente. Sí lo sería en caso de haber participado en el levantamiento y en la posterior represión, cosa que no me consta. Y digo esto porque, como TODOS los españoles (excepto los enemigos declarados del régimen… que no fueron tantos ni todos tan buenos como se nos vende), consintió la existencia del régimen y, además en su caso, logró medrar como lo hizo todo el que pudo y como lo habría hecho todo el que hubiera podido.

    Cambiando de tema, a mí se me escapó una sonrisa cínica al imaginarme al panoli de Florentino Pérez, quien echó como a un perro a Su Ilustrísima (xD) por no ser la “imagen” que buscaba para su glamuroso Madrid.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: