Skip navigation


CUANTO MÁS ALTO SEA EL EDIFICIO MÁS BAJA LA MORAL de N. Coward

La participación de políticos en empresas privadas viene siendo habitual y se puede entender por su pasado laboral; pero la contratación por parte de Gas Natural y Endesa de los ex presidentes González y Aznar debiera ser contemplada como harina de otro costal, ya que no llegan a los puestos de Consejeros precisamente por sus conocimientos sobre la energía. La cuestión, a mi entender, traspasa la fina raya de la ética y la moral si, como es previsible, se les paga jugosos emolumentos por los contactos e influencias que tienen en sus agendas.

No parece muy aceptable que estos prohombres que cobran de la administración, gozan de secretaria y coche oficial en razón de su condición de expresidentes, puedan ser contratados por empresas privadas con intereses aviesos en quebrar voluntades. La diferencia entre lo bueno y lo perverso puede ser sutil en función de la moral con que se enjuicie y, precisamente por ello, sus señorías -por lo demás poco necesitados de emolumentos extras- debieran cuidar más las razones de sus actos con el fin de evitar los sesgos de deshonestidad.

Meterse en terrenos de aguas pantanosas poco de bueno puede traer a quienes en su día los votantes eligieron para conducir decentemente el gobierno de todos. Aprovecharse de ello para beneficiar a intereses privados por medio de influencias nos retrotrae a las corruptelas políticas que arden por los cuatro costados de este reino. Se supone que también se les contrata por el rigor de sus actos y la validez de sus consejos, pero todo ello entra en contradicción con su condición de Consejeros de Estado. Dadas las circustancias cabe preguntarse si no existen contraposiciones de intereses; a no ser que tanto el señor Gonzalez como el señor Aznar tengan el don de la ubicuidad, que lo tienen.

Para muchos puede resultar obsceno el descaro con que Gas Natural y Endesa desprecian a otros candidatos magníficamante preparados y conocedores de sus respectivos sectores de actividad para comprar las agendas de expresidentes. Vivimos tiempos de dejadez moral y olvidamos con facilidad que quienes ostentan o ejercieron el poder deben esforzarse en ser ejemplos de limpieza, claridad y honestidad. El ser equívocos, vanales o ligeros de ideas dice poco de unas personas que por el cargo que ocuparon y los emolumentos que cobran por ello debieran ser referentes de honestidad.

3 Comments

  1. Desde luego que si, por eso existe una ley de incompatibilidades muy rigida con quien no es tan necesario y muy flexible con estos politicuchos cargados de influencias.

  2. No me acuerdo qué cargos en concreto desempeñan, pero creo recordar que Aznar sólo es consejero, mientras que González forma parte de la dirección. Es sólo como curiosidad, pues ello no quita que tengas razón -a mi entender- en todo lo que expones.
    Es más, en materia de ex-cargos políticos, yo abogo por retomar viejas prácticas, como por ejemplo los “juicios de residencia”, que eran los juicios que se les hacía a los señores que finalizaban sus dignidades en América para rendir cuentas. Juicios que tienen sus antecedentes en aquellos otros que se les hacía a los magistrados romanos una vez finalizadas sus magistraturas.
    Eso por un lado, y por otro… les dejaría una pensión con fecha de caducidad y les limitaría determinados puestos de trabajo.

  3. La ética y moral son valores que parecen que cuando ejerces, o has ejercido, la política deben quedar atrás.

    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: