Skip navigation


SI TE DAN UN PAPEL PAUTADO ESCRIBE POR DETRÁS de J.R. Jimenez

Con la excepción de su uso en herbolarios o en algunas raras ocasiones en los que grandes estadistas estampan sus firmas en costosos documentos, el papel secante ha perdido la función que tuvo hasta que en los años 50 fue desbancado por el uso del bolígrafo. Antes de su uso se utilizaba arenilla o harina para secar las escrituras en las que los escribanos depositaban las tintas.

Su historia es curiosa. No lo inventó nadie. De hecho su descubrimiento se remonta a principios del siglo XIX y se debe a un error de un operario en una fábrica de Berkshire (Inglaterra). Al trabajador se le olvidó echar cola a la pasta de papel y cuando éste estuvo fabricado se descubrió que las resmas no tenían utilidad para la escritura. El operario fue despedido por su fatal equivocación. Pero quiso la historia que tiempo después un compañero descubriera, también casualmente, las extraordinarias posibilidades que ofrecía un papel con gran capacidad de absorción. Al final todo terminó bien para el trabajador despedido y de su error acabaron ganando todos.

Cuento el sucedido porque esta semana viendo en la tele cómo un joven presentador entrevistaba a una señora que cumplía 108 años sucedió que, llegado el momento de soplar las velas, el informador le solicitó que le dijese qué tres cosas eran las que pedía. La achacosa abuelita no pidió dinero (y maldita la falta que le hacía para entonces), ni salud (cosa extraña), ni tiempo para vivir más años. Mirando al joven con cierta sonrisa le dijo: respeto, paciencia y comprensión.

Y es que, como sucede con el papel secante, es raro encontrar personas cuya labor sea la de absorber tanto despropósito como el que acampa por estos lares. Resulta difícil encontrar sujetos que se presten con la entereza necesaria a secar tintas que se corren con sólo tocarlas o que tardan en secar más de lo necesario y mientras tanto retrasan quehaceres o manchan los puños de tanto plumilla de buena fe.

3 Comments

  1. Después de 108 años, con todo ya hecho en esta vida, tiene muchos argumentos para ser escuchada y, sobre todo, para tener en cuenta sus deseos: respeto, paciencia y compresión (son la base para vivir en sociedad).

    Un abrazo

  2. Me ha gustado mucho tu post. Interesante la historia del papel secante y muy bella ( y sabia) la analogía final.
    Un abrazo

  3. Respeto, paciencia y comprensión.

    Hace un tiempo conocí a un gitano de unos 70 años de edad que estaba limpiando zapatos (ya en Sevilla es algo imposible de ver).

    El tema es que el señor nos cayó en gracia, hacía frio y le pedimos al hombre un café y que nos limpiara los zapatos.

    Hablando con él nos contaba con orgullo como había limpiado los zapatos de “musha gente muy importante”. Es decir, el se sentía tremendamente orgulloso e importante porque había limpiado los zapatos de algún torero, político o gran empresario.

    El caso es que se me grabó esa conversación a fuego porque me supuso una lección de humildad que no tiene precio.

    Nietzhe hablaba de la humildad como un defecto, una debilidad. Sin embargo, saber conformarse con lo que uno tiene y no comportarse como el hombre de los negocios del principito – que se encuentra siempre ocupado contando las estrellas que piensa poseer sin tiempo para sí ni para nadie – porque su humildad le permite alcanzar la felicidad (autorealizacion -vease Piramide de Maslow – http://2.bp.blogspot.com/_BHGScOPdEJI/S785bILIR6I/AAAAAAAAAA4/tjpwEXPaSWw/s1600/piramide-maslow%5B1%5D.png )

    Lo normal, como señalas, sería pedir volver a ser joven, dinero o salud. Sin embargo, esta señora acepta su edad y quien es con humildad, su ciclo de la vida. Aceptando lo que es y su lugar en la vida pide que los demás tambien seamos conscientes y comprensivos con su situación. (es inevitable que sea más torpe, tenga mas achaques, etc)

    En fin, la historia da mucho que pensar en una vida que nos lleva demasiado rapido a todos sitios y que nunca nos deja unos minutos para pararnos a pensar a donde vamos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: