Skip navigation


LA MODA ES LA ÚLTIMA PIEL DE LA CIVILIZACIÓN de Picasso

Corren tiempos de cremas, afeites y demás aderezos sobre la epidermis que constituyen la realidad sobre el “culto al cuerpo”. Porque de ser cierto éste, hace tiempo que hubieramos mandado a paseo a tanto dietista desaprensivo, monitor personal cargado de esteroides o productos alimenticios surtidos con acidulantes, conservantes y demás aditivos. Es así, el dicho de algún modisto de que la “arruga es bella” sirve para el negocio del vestir pero no para lucir palmito. Ese es otro cantar, y porque la melodía es otra, embadurnamos nuestra piel con productos que son reafirmantes, desestresantes y tonificadores.

Por lo general, la dermis facilita a la piel la nutrición necesaria para que ésta tenga la elasticidad y la robusted necesaria. De la misma manera que con un adecuado lavado conseguimos que microbios, hongos y células muertas sean exfoliados de nuestro cuerpo. Todo ello lo hace de forma natural nuestro cuerpo. Pero la industria farmaceútica nos vende belleza aunque sea a consta de actuar sobre los dos millones de grándulas que emiten sudor -por otra parte necesario para liberar el exceso de calor- y que son las causantes de actuar como termostato que mantiene la temperatura a 37ºC.

De ese manto natural que protege nuestro cuerpo sale cada día medio litro de fluido líquido que causa horror a muchos. Para ello se recurre a taponar o inhibir la acción de las maldecidas glándulas sudoríparas. Les reconocemos su labor, entendemos su función en nuestro organismo, pero…las odiamos porque nos dejan cercos en la ropa o impiden dejar en el contrario el aroma a belleza que pretendemos poseer. Nuestra piel es un negocio y cada año es más el dinero el que gastamos en cuidarla….. ¿Cuidarla? Pero….¿realmente es necesario tanto producto? ¿A qué intereses responde tanta gama de cosméticos?

Uno tiene la sensación de que falta mesura. En especial, cuando observa farmacias con más productos de belleza en sus estanterías que medicamentos, o cuando ve el espacio que ocupan en los expositores de los supermercados. Esos 18 metros cuadrados que cubren nuestro cuerpo con un espesor de medio milímetro se merecen atención, pero la necesaria y con sentido común; a no ser que éste acabe siendo el del despropósito y el de los intereses de la industria química.

2 Comments

  1. Bueno, eso de que se preocupan por “cuidarnos” vamos a ponerlo entre comillas.

    Hoy, muchos españoles llegaran a sus casas tras una intensa jornada laboral. Cuando lleguen, encenderan la tele y se comeran centenares de anuncios diciendoles lo asquerosa que es su vida por que no tienen un pelo Pantene “porque yo lo valgo” y cosas asi.

    Los anuncios son una INVERSION y si la publicidad mueve tanto dinero es porque es RENTABLE. Es decir, la persona se siente MAL CONSIGO MISMA y compra bajo el chantaje del aislamiento social y el ostracismo.

    Así, empezamos a tener la necesidad del champu, del gel, del body milk, de la crema de dia, de tarde, de noche, de primavera, de verano, de invierno, de cuando me voy de fiesta y llego muerto …. vale. No sólo eso, luego viene el coche, el pantalón de marca, ponerse tetas, irse de vacaciones.

    Llega un punto en que las personas son infelices porque para cubrir todo esto se necesita trabajar muchisimo para ganar muchisimo a cambio de perder ese tiempo en disfrutarlo con nuestra familia, hijos, amigos y en nuestras aficciones.

    Ahora que el espejismo de nuestra riqueza se ha esfumado, nos encontramos con que la causa de muerte no natural nº 1 en España son los suicidos, la desesperanza ¿Acaso vivimos peor que nuestros abuelos?

    Y todo este desproposito, como señalas, simplemente para cubrir los intereses de la industria quimica. No digo que no quiero que ganen dinero, simplemente, no me gustan estos metodos.

  2. Pues tenéis toda la razón del mundo, la verdad. No tengo mucho que añadir.

    Yo alucino con la cantidad de cremas para la piel dedicadas a las mujeres que veo cada vez que voy a comprarme un desodorante. La cuestión es que para los hombres hay menos… ¿será que nuestra piel es mejor? ¿o será que las mujeres son más manipulables?¿o será que somos todos gilipollas?
    No sé, pero me da a mi con que tiene mucho que ver con la última.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: