Skip navigation


LA VIDA NO ES SIGNIFICADO; LA VIDA ES DESEO de Charles Chaplin

El humor hace tiempo que se está volviendo zafio, y buena parte de culpa la tienen unos humoristas que hacen de las parodias de personajes famosos su modo de vida. Hacer reír a terceros sobre la ridiculez o las caricaturas simplonas de terceros dice poco de sus autores. Uno recuerda al gran Charli Rivel, Buster Keaton y al genial Charlot y piensa en la magnífica escuela que fue para ellos el mimo. De hecho, durante muchos años los payasos circenses tenían como paso previo a hablar el actuar en el escenario haciendo reír con gestos. ¿Quién no recuerda a Harpo, de los Hermanos Marx?

Cada cual tendrá su humorista preferido; pero para mí, sobre todos los demás, descuella un hombre menudo con un bastón y un bombín: Charles Chaplin, que se crió en un horfanato londinense, fué el creador de un personaje romántico y cómico (¡ya es difícil!) que basó su buen hacer en gesticular como un mimo. Pero es que consiguió el más difícil todavía con sus bailes, improvisaciones, ejercicios gimnásticos y acrobacias. Fue pionero y genio del “séptimo arte” y demostró sus dotes interpretativas cantando en music-halls.

Con su personje de Charlot (Carlitos, para los Argentinos; Vagabundo, para los alemanes) cautivó los corazones de los espectadores llevando sus estados de ánimo de los lloros a la risa (¡único!) en cuestión de minutos. Pasó del humor de los trompazos, las patadas y tartas de merengue en la cara a dramas extraordinarios en los que humanizó a personajes desheredados, como fueron los vagabundos. Son famosos sus guiones por la fina crítica social que dejaba inquietos a los espectadores; siempre hecha con el respeto de la evidencia.

A los 21 años -fue contratado para el cine- cambió su lucha por sobrevivir en las calles por el estrellato. Su producción cinematográfica fue ingente. De hecho, sus personajes no necesitaban del sonoro para relumbrar y atraer al público al cine. En 1972, al final de su carrera y con 83 años, recibió un merecido Oscar por los buenos momentos que nos hizo pasar a todos. Y al llegar aquí, uno no puede dejar de preguntarse si el humor que se hace en la actualidad tiene algo de inteligente; si aporta un plus añadido a la risa , y sobre todo si se hace a costa de ridiculizar a terceros.

2 Comments

  1. ¿Humoristas? ¿Que no hay?

    Hay 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales, 650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán. Además de presidentes de diputación y asesores de estos, más cargos en departamentos de Diputaciones así como 50 eurodiputados.

    Luego habría que hablar de las empresas públicas que se crean y en las que se enchufan a amigos de Director General, Secretario, Subdirector,etc.

    Coches oficiales de lujo + mantenimientos + escoltas + dietas + prebendas.

    Y tu te preguntaras: Bueno, Vale ¿y quien es el payaso y donde esta el chiste? Pues si no eres de los que te ries es que tú tambien eres el payaso. Creo que somos bastantes los que estamos haciendo el payaso.

    Y para más inri, la gracia, la pagamos tambien los humoristas.

  2. Charli Rivel, Buster Keaton, Charlot, los Hermanos Marx, el Gordo y el Flaco… es que eran muy grandes como para compararlos con los humoristas (por llamarlos de alguna forma) de hoy en día.
    Todo era creación ahora son, como tú dices, mezquinas parodias.

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: