Skip navigation


EL CONOCIMIENTO NOS HACE RESPONSABLES de E.”Che” Guevara.

Un abuelete (con el MAYOR de los cariños) como Jose Luis Sampedro lleva años diciendo que el sistema que nos hemos creado es injusto y está en clara decadencia. Pero ha sido otro nonagenario, de origen alemán pero naturalizado francés, quien ha publicado un librito de 31 páginas en las que nos invita a rebelarnos. En el libro «Indignez-vous!», Stéphan Hessel, combatiente contra el nazismo y evadido dos veces de los campos de concentración, nos invita a cabrearnos simplemente porque “ya está bien”. En el libro destaca que fue “el estado de indignación” lo que llevó a muchos a oponerse al nazismo; y subraya, en un repaso de la actualidad política, que siempre las medidas correctoras las sufren “los de abajo”, mientras que a “los de arriba” nunca les toca.

El libro, editado por «Éditions indigene» (http://www.indigene-editions.fr/), lleva dos meses a la venta por el módico precio de tres euros. En ese tiempo ha vendido 500.000 ejemplares y se enmarca dentro de la colección “los que marchan contra el viento”. Este hombre de 93 años nos invita a mantener la “cólera intacta contra la injusticia” que acampa por sus fueros a nuestro alrededor, y señala que “crear es resistir y resistir es crear”. Stéphan Hessel dice que hay sobradas razones para rebelarse, porque la crisis la están soportando los inocentes mientras sus creadores permanecen tan indemnes como siempre.

La invitación a rebelarse cobra más sentido al sur de los Pirineos, en el que en nombre de la izquierda se ejecutan reducciones presupuestarias contra jubilados y funcionarios; se aplican subidas escandalosas en productos de primera necesidad como son el gas o la electricidad; o se programan reformas en el tiempo de cálculo de las pensiones sin que a sus diputados les afecten. Mientras tanto, la derecha se niega a todo pero llega a un acuerdo rápido para la constitución del FROB y así evitar que la caída de unas Cajas de Ahorro, a la limón, mal gestionadas, dejen a su paso cadáveres políticos.

Son ejemplos, sólo ejemplos. Pero quien escribe corre el riesgo de embalarse recordando los recortes sociales sobre los trabajadores (“los de abajo”), mientras se mantienen los privilegios de la monarquía, los banqueros, la clase política o los grandes empresarios (“los de arriba”). De la misma manera, lo podría hacer en otro orden de cosas: como son el impresentable trato que se le da al planeta y la esquilmación de sus recursos para intereses privados; con las diferencias cada vez más abismales entre quienes más poseen y los que menos tienen; el tratamiento a los inmigrantes; la anulación de la limosna de 426 euros para los parados de larga duración, mientras que para la banca se tiene barra libre.

Podría continuar ad infinitum, porque hay motivos para rebelarse y porque “ya está bien”.

4 Comments

  1. Vaya, parece que compartimos los mismos gustos o al menos nos dejamos sorprender por lo mismo.

    La dignidad es muy poderosa. Es un sentimiento, un estado, como la ira, el amor, etc.

    Los sentimientos y la razón son cosas poco compatibles. Si nos dejamos llevar por un ataque de dignidad puede que todo nos de igual y empecemos a pensar que al fin y al cabo en el congreso hay 300 y en España somos 45 millones de habitantes.

    De ahi puede salir cualquier cosa, un ejemplo lo tenemos en los bares insumisos con la ley antitabaco. Tambien nos puede dar por dejar de pagar impuestos, por llevar el dinero a banca etica, por que nadie pague sus hipotecas, por meterle fuego al Congreso …

    Deberíamos repasar muchos conceptos para intentar comprender porque a lo largo de la historia se ha roto la paz social, porque detrás de estos actos de rebeldía siempre vamos a ver esos “ataques de dignidad”

  2. Yo también estoy indignada y creo que hay formas de rebelarse como son, por ejemplo, los posts de este blog: una inversión de tiempo y esfuerzo para poner el acento en muchas de las injusticias y cosas raras que pasan en el país y en el planeta.

    Leí un artículo sobre Hessel en La Vanguardia y ahora tu post. Definitivamente, hay que leer el libro.

    Saludos.

    • Bueno, poner post no es ni malo ni peligroso, solo un ejercicio puro de libertad de expresión.

      El problema vendría si nos damos cuenta de que los bancos, en realidad, no tienen dinero. Vale si, tienen dinero pero no tanto como el que creemos. En realidad los bancos no tienen dinero si no que gestionan el de todos sus clientes.

      Si nos dieramos cuenta de que usan ese dinero para chantajear al Gobierno y pedirle despido libre, que recorten las pensiones, que recorten los salarios, copago sanitario y menos gastos en cotizaciones, etc, etc. etc. entonces si que podriamos acabar REALMENTE INDIGNADOS y movilizarnos DE VERDAD para sacar TODO EL DINERO DEL BANCO y depositarlo en un colchon o en Triodos Bank (Banca Etica).

      Eso es indignante, eso sería indignarse y por supuesto, de todo este follón, alguien saldría escaldado. Dice la sabiduría popular que cuanto más se enredan las cosas más cerca está la solución, así que mejor enredar que quedarnos de brazos cruzados.

  3. Interesante y necesario. En una sociedad adormecida que alguien que ha vivido y conocido el siglo XX con esa intensidad y que no está viciado ni de intereses, ni siquiera de futuro, es una lectura interesante.


One Trackback/Pingback

  1. By Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya on 11 Ene 2011 at 11:40 am

    […] Actualizados : «INDIGNEZ-VOUS!» POBRES VERGONZANTES. EL MUSEO EGIPCIO. LOS […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: