Skip navigation


EL RICO COME, EL POBRE SE ALIMENTA de Quevedo

En el medievo los “pobres vergonzantes” eran aquellos que estando en situación de pobreza no se atrevían a hacerlo público y recurrían a terceros para socorrerse. Posiblemente en el reino de España nunca, a lo largo de su historia, haya habido tantos como los hay en la actualidad. Son personas que pasan a nuestro lado, con las que incluso coincidimos en diversos ámbitos de nuestra vida, a las que saludamos y deseamos “feliz navidad” sin percatarnos de que para ellas la nochebuena fue una noche mala.

Son producto de la crisis económica: por lo general personas que disponían de un trabajo y de un nivel de vida aceptable, pero que cuando perdieron su empleo y transcurridos más de dos años ya no les quedan ni prestaciones ni ahorros. Prefieren ocultar su pobreza a familiares y amigos, recurriendo a los más íntimos para que les proporcionen socorro. Viven la situación con sumisión, resignación y con la esperanza de que pasado un tiempo todo vuelva a ser como antes. Forma parte de la tradición latina: aguantar los embates de la vida con la solidaridad de los familiares más próximos.

Los pobres vergonzantes frecuentan con discreción los comedores sociales, se nutren de los bancos de alimentos o recurren a recoger en los contenedores de basura los alimentos perecederos, pero en buen estado, que arrojan los grandes supermercados. Son un colectivo amplio -que a falta de estudios podría suponer el 1,5% de la población total- dentro de los 9.000.000 de personas en situación de pobreza (informe de FOESSA) en el estado. La mayoría de ellos son jóvenes o emigrantes y forman parte de ese 1.800.000 de hogares en los que todos sus miembros están en paro.

No tienen aspecto de indigentes, se relacionan con el resto de la población y pasan desapercibidos. Es algo que conocen bien los Trabajadores Sociales o los comedores de Cáritas. Y confían -de otra forma no se puede entender su actitud sumisa- en que los planes de rescate a la banca, la reforma del mercado de trabajo o un golpe de suerte les traiga a ellos algo. Mientras tanto, pasarán a nuestro lado o nos invitarán a una ronda en el bar para que no se note su pobreza.

Algunos datos del informe FOESSA:

– La pobreza llega al 20% de la población.

– El 19,6% la padece de forma moderada (ingresa menos de 6.000 euros al año).

– El 7,2 % la padece de forma severa (ingresan menos de 3.000 euros al año).

– El 40% de los pobres tiene menos de 25 años.

3 Comments

  1. Curioso como casan los datos. La tasa de parados entre los jovenes alcanza el 40%.

  2. Reza el dicho popular “es triste pedir pero mas triste es robar” pero para los “pobres vergonzantes” es más triste que se enteren que pides.
    Es un salto al vacío o, mejor dicho, un empujón que es difícil asimilar.

    Un abrazo

  3. Solo en la Edad Media? he visto, en Chile una partida parroquial de 1830 o 1840, un matrimonio en donde a uno de los contrayentes se le atribuye, textualmente, esa categoría o característica.


One Trackback/Pingback

  1. By Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya on 09 Ene 2011 at 9:13 pm

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: