Skip navigation

LA VOCACION DEL ARMA ES EL BLANCO de A. Machado

Cuando nos referimos a las armas de fuego ocurre que, por un acto de mimetismo, pensamos en conflictos bélicos o en las fuerzas de seguridad de los estados. Las asociamos a ellos, pero lo cierto es que el 9% de los hogares del reino de españa guarda una. Son muchos los particulares que en el mundo tienen una en propiedad y que la portan con los papeles en regla, como podría ser el colectivo de los cazadores.

Son los países más desarrollados y “civilizados” quienes cuentan con mayor número de armamento en sus domicilios. Suiza es el país más tolerante en materia de armas y eso se debe a su peculiar sistema militar, que obliga a todos los varones entre los 18 y 32 años a guardar en su domicilio el arma que reciben y que les lleva a realizar ejercicios anuales con ella. Por contra, en Japón nadie, ni oficiales de policía ni miembros del ejército pueden disponer de un arma en casa; constituyendo la pena por su posesión en 15 años de prisión.

En EEUU es famosa la “Asociación del Rifle” que promueve la libertad de su uso como medio legítimo de defensa personal y de la propiedad privada. Se estima que más de la mitad de los hogares americanos dispone de un arma a pesar de que sean habituales los noticieros televisivos de atentados en escuelas, u homicidios. Los amantes del material bélico constituyen un elemento de presión política muy importante y en los planes de los partidos de EEUU no entra su control.

Hay quien las posee por tradición familiar, por coleccionismo o para practicar deporte. En los últimos años son muchos quienes las adquieren porque han sido víctimas de robo o por temer a sufrir un quebranto en su persona o propiedades. Justifican su uso como la necesidad de defender “lo suyo” y entienden como injusto que puedan ser condenados por su uso en “legítima defensa” aunque, en ocasiones, no entiendan los riesgos que implica tenerlas en casa.

3 Comments

  1. Sólo puedo añadir que, como decía mi abuelo, “las armas las carga el diablo”.

    Aunque con retraso, he estado “fuera de servicio”, te deseo lo mejor en este año nuevo.

    Un abrazo

  2. Hola Aristides,
    Espero que la entrada en el 2011 haya sido buenísima ( o sea, más que buena).
    Leo tu post justo en un momento en el que estoy con un lío de armas… Mi suegro, cazador , tiene un rifle( que es precioso) que, ahora que ha llegado ya su momento de “retirarse” de esto de cazar, quiere que sea un recuerdo para su hijo. Mi marido, que no ha heredado la pasión por la caza de su padre, siente un cariño especial por el objeto pero NO por el arma. Queremos invalidarla y que sea un objeto decorativo sin posibilidad de poder ser disparada pero mi suegro ( 84 años!) se niega en redondo. Valoramos tener la licencia de armas y conservar el arma (sin munición). Es escalofriante lo fácil que es conseguir ese permiso.
    De momento, seguimos intentando convencer a mi suegro…
    Un abrazo.

  3. Tiene narices. Todo el mundo armao hasta los dientes “por seguridad”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: