Skip navigation


LOS PEORES ENEMIGOS SON LOS QUE SIEMPRE DAN LA RAZÓN. Tácito

Uno recuerda aquellas noches sintonizando el transistor y la quietud de la noche tratando de escuchar Radio Francia Internacional en su emisión en castellano. También tengo presente Radio Pirinaica. Esta emisora emitía desde el país vecino y sus ondas llegaban con ruidos e interferencias provocadas por la Guardia Civil. En aquellos noticieros, realizados con más pasión que medios, muchos nos enterábamos de lo que sucedía en este solar. Y así, entre correrías delante de los “grises” y manifestaciones, se intercalaba El Canto a la libertad de un joven cantautor llamado Labordeta.

Con su canción soñábamos con que habría un día en que la libertad corriera por nuestras calles y que era misión de todos empujar los tiempos para que pudiera ser. Poco después y tratando de comprenderla, leí a Erich Fromm y su libro el Miedo a la liberdad. Ahí entendí que lo que tanto anhelaba el cantautor, en realidad ya estaba presente en nosotros y que eran nuestros temores quienes nos impedían ser libres. Entendí que ser consecuente con las ideas y sobre todo dar testimonio con los actos podía ser el mayor exponente de libertad.

Las personas seguiremos persiguiendo la libertad e incluso achacaremos a terceros su cercenación, pero la libertad, además, exige saber dar razón de los actos. Y uno se pregunta si hay libertad en una democracia que mediante normas, leyes y consignas perpetúa el pensamiento único de unos elegidos que se comportan como déspotas cuando ostentan el poder. Donde son los mismos elegidos quienes se hacen guardianes de un sistema, que llamarán el menos malo, en el que la participación ciudadana se limita a cumplir con su cita con las urnas. Entre tanto, el individuo cederá sus derechos a los antojos de unos pocos y depositará su vida en un universo de mitos y creencias sobre lo que es correcto. Mientras el poeta cantaba a la libertad en las trincheras de la transición, hoy el filósofo se pregunta qué libertad es esa en la que el individuo cede sus derechos a una banca que gestionará los rendimientos de su trabajo y a unos políticos que dirán salvaguardar sus intereses personales.

Quienes se arrojen la representación la llamarán popular, gobernarán no según los intereses del individuo y su programa electoral. Lo harán en función de los intereses de la organización que representan y venderán sus promesas en función de los cambalaches particulares. Rara vez darán cuentas de su trabajo y evitarán colocar al individuo en el centro del sistema. Y llegado aquí uno se pregunta qué tipo de dictadura nos envuelve, en la que ni el cantor la censura y en la que el filósofo es complaciente.

3 Comments

  1. No se a donde quieres llegar exactamente. Es cierto que la clase politica deja mucho que desear y que lo que uno vota muchas veces no tiene nada que ver con la gestion que luego se hace de ese voto.

    Sin embargo, he de reconocer que ese acto simple del derecho a sufragio hace que las cosas puedan cambiarlas los que estamos debajo, algo mucho mejor que si los de abajo ni siquiera pudieramos hacer eso.

    En todo caso, otra cara del derecho al sufragio es que puede ser activo o pasivo, es decir, derecho a votar o ser votado y que, a dia de hoy, si no nos gusta un partido politico podemos crear otro y presentarnos como alternativa, no solo para las elecciones estatales si no tambien para las de nuestro pueblecito.

  2. Me refiero a que los partidos políticos actúan como Reinos de Taifas, traicionan sus propias promesas electorales y se preocupan de su endogamia. A las personas sólo se las quiere para que vayan a votar con el fin de dar legitimidad a sus despropósitos pero nunca se les pide la opinión, vía sufragio, de las cosas importantes del Estado. Las grandes políticas debieran ser consultadas (por ejem: entrar en guerra, tipo de Seguridad Social o el sistema de pensiones deseado).
    Los políticos en los parlamentos son elegidos por circunscripciones pero, al contrario de los EEUU, aquí nunca se sabe quien es el que te representa, ni donde contactar con él. Con el cual el principio de representación en la cámara se pierde y los elegidos pasan a ser simples correas de transmisión de los intereses de los partidos.
    Son sólo algunos ejemplos a los que se les podía añadir la poca participación de la sociedad civil en los Consejos de Distrito o de Barrio.

  3. Esto me recuerda el “ostracismo”. En la antigua Grecia, mejor dicho en Atenas, se reunía la Asamblea una vez al año y se examinaba, mediante votación, a los políticos. Si el resultado era negativo podía ser condenados al exilio.
    No estaría mal aplicarlo en la actualidad.

    Un saludo


One Trackback/Pingback

  1. By Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya on 11 Oct 2010 at 7:53 pm

    […] Actualizados : LABORDETA Y ERICH FROMM COPIONES LA EUROPA RANCIA LA GENERACIÓN NI-NI. DEPORTE DE ESPOLETA RETARDADA ESTA VEZ SÍ. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: