Skip navigation

UNO ES DUEÑO DE LO QUE CALLA Y ESCLAVO DE LO QUE HABLA. Sigmund Freud

Nos alarmamos cuando el Exxon Valdés contaminó con petróleo la costa de Alaska. De la misma manera que lo hacemos con el desastre ecológico ocasionado por el vertido de crudo en la costa de Luisiana. Somos así, le damos gran importancia a las imágenes de los desastres y nos parece inaudito que esas masas viscosas y pegajosas asolen una zona de extraordinaria y frágil biodiversidad.

En la actualidad, hay cerca de 7000 petroleros en activo que surcan los mares y que ocasionan con sus derrames premeditados el 85% de la polución por hidrocarburos en los mares. Los océanos se han convertido en un gran vertedero en el que estos gigantes liberan el contenido de la limpiza de sus tanques o derraman en el mar los trasvases entre barcos. A su actuación habría que añadir el cúmulo de accidentes petrolíferos procedentes de refinerías, plataformas marítimas o tuberías submarinas. Sólo el 15% de la contaminación es como consecuencia de grandes catástrofes. Es decir, estamos ante una contaminación debida a hidrocarburos de carácter estructural que, a diferencia de la otra, carece de imágenes espectaculares y de la atención mediática.

Se trata de daños que no se cuantifican, entre otras razones, porque sus causantes hacen que pasen inadvertidos. De esto saben bien los países que tienen costa en el Golfo de Bizkaia. Allí se han recibido en los últimos 40 años más de un millón de hidrocarburos que han sido los causantes de una muerte lenta del litoral y de cuya limpieza no se ha preocupado nadie. En el mar falla la prevención y la eficacia contra los vertidos descontrolados. Es una obviedad conocida por todas las partes.

No parece razonable el axioma aquel de que “el que contamina paga”. Va siendo necesario involucrar también a las compañías aseguradoras y, en definitiva, a todos los que se benefician del negocio, desde productores hasta distribuidores finales. Sin olvidar repercutir en los costos los gastos medioambientales o de cambio climático que ocasionan este tipo de energía. Quizá entonces descubramos que las energías renovables no son tan caras.

2 Comments

  1. Más que “el que contamina paga” lo que habría que hacer es que “el que contamine que lo limpie, pague y cese en su actividad para que deje de contaminar”.

    Una cosa es el accidente, cuando uno ha cumplido todas las medidas encaminadas a evitarlo y otra es que se destruya, de forma consciente y con daños irreversibles, nuestra naturaleza.

  2. Mi conclusión ( terrible) es que las energías renovables se están haciendo presentes porque se está acabando el petróleo. Si no fuera así, estad seguros que se seguiría contaminando ( pagando, también, pero por contaminar)ya que los intereses económicos son MUY poderosos.
    Hay que dejar de buscar por abajo y centrarnos en lo de “arriba” (sol, viento…). Hace años que se está diciendo pero…
    Lo único que podemos hacer es colaborar con nuestras pequeñas acciones “no contaminantes” y rezar para que los que ensucian,sean borrados de la faz de la tierra.
    Y, por cierto, se te ha echado de menos estas vacaciones… Espero que hayan sido buenas, buenas , buenas.


One Trackback/Pingback

  1. By Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya on 09 Sep 2010 at 8:38 pm

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: