Skip navigation



MI MENTE ES MI TEMPLO.

El Sol saldrá a las 6.03h. y se pondrá a las 18,10h.

Terminadas las fiestas y con bastante cansancio, este plumilla de lo cotidiano vuelve a la carga con el Pepitogrillo que lleva dentro. Y es que siempre me ha llamado la atención la diferencia de criterio que aplica nuestro cerebro en virtud de nuestra doble condición de votantes. Por un lado, quienes tienen la suerte de trabajar, de organizaciones sindicales y por otro, de partidos políticos. La cosa tiene su aquel, ya que mientras a las agrupaciones que representan a los trabajadores en las empresas se les pide una defensa a ultranza de los derechos laborales, luego se delega el voto político mayoritariamente a partidos que apoyan reformas de conquistas laborales que tanto ha costado lograr a los primeros.

Nuestro cerebro hace gala de un puntito de esquizofrenia y manifiesta una dualidad difícil de entender. Máxime, cuando luego sin ninguna autocrítica censuramos los comportamientos de partidos y sindicatos sin sentirnos responsables de nuestras contradicciones. Aunque lo cierto pueda ser que no las consideremos como tales y que hayamos hecho de ellas nuestra manera de ser.

De esta forma, toleramos que los niños copien en los exámenes mientras reclamamos valores cívicos para ellos, o defraudamos a Hacienda al tiempo que criticamos la laxitud de la administracción en su lucha contra el fraude. Por no referirnos a quienes cogen bajas laborales injustificadas con el discurso de que los empresarios desmantelan empresas después de cobrar subvenciones. Lo peor de todo es que estos individuos dan cuenta de sus hazañas con el mayor de los descaros para vergüenza de la gente honrada.

La cosa tendrá su gracia cuando, en otoño, los mismos sindicatos a los que votamos y exigimos la defensa de las conquistas socio-laborales planteen huelgas y manifestaciones a los mismos políticos elegidos por nosotros para el gobierno de los entes del estado. Y así nos va la vida, haciendo responsables de nuestras desgracias a terceros, sin preguntarnos qué parte tienen en ellas nuestras decisiones.

3 Comments

  1. Hombre, yo pienso que a un politico se le debe exigir que defienda los intereses generales, no como ha hecho el PSOE y el PP en las ultimas elecciones, que han convertido el pais en una bonoloto en el que todo el mundo tiene premio y en el que nadie logra conseguir la chochona (el contrato indefinido).

    Lejos de esto, estan los sindicatos que defienden los derechos de un grupo concretos, o la patronal del taxi, que defiende a los taxistas, las asociaciones de victimas de malos tratos, que defienden a las mujeres maltratadas.

    Lo que no puede ocurrir es que se trate de agradar a todo el mundo y a todo el que llegue a la puerta ponerle un cheque en blanco porque, al final, llega un momento en que uno ve que no hay más dinero y las personas que tenias a tu lado, no porque le cayeras muy bien si no por tu cargo de presidente, te exigen lo mismo que les dabas antes de la crisis y que, ahora, no puedes darle.

    ¿Quien paga el pato? Estoloarreglamosentretodos es una patraña. Lo arreglan o “pagan” los mismos de siempre.

    Y desde luego, confirmo la mayor de las verdades. Exigimos a los demás un comportamiento que no tenemos nosotros mismos ¿quien exige factura con IVA? ¿Quien no trata de escabullirse si se lo ofrecen en B? ¿A cuantas personas estafaron con la videocamara falsa JVC cuyos compradores pensaban que era fruto de un robo?

  2. No, no somos responsables. LLegan las elecciones y nos encontramos que solo tenemos dos o tres opciones para elegir y votar. Y seguramente cualquier representante de estas opciones que gane no gobernará para el pueblo, sino en función de los intereses de la clase dominante (porque para eso fue nombrado candidato). Lo mismo pasa con el sindicato y sus burócratas dirigentes, la estructura verticalista de esta organización no da espacio a la discusión de sus afiliados y todo se decide arriba, claro, tranzando acuerdos con la patronal.

    No somos responsables, sino víctimas de este sistema político que funciona así, aquí y allá.
    Sí somos reponsables de nuestra falta de interés y compromiso. De dejar que todo sea como es y dejar que siga pasando.

    Un abrazo Arístides, hace rato que no paso por aquí (estoy remodelando mi casa así que digamos que estoy a full)

    Latina

  3. Bienvenido.

    La hipocresía es una constante en nuestras vidas.

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: