Skip navigation


¿QUÉ ES LA VIDA, SI POR VIVIRLA NO HAY TIEMPO DE PARARNOS Y MIRAR?

El Sol saldrá a las 5,58h. y se pondrá a las 18,05h.

En la sociedad occidental es difícil encontrar una persona que no posea unos “pantalones vaqueros”, también conocidos como “tejanos” o “jeans”; palabra, esta última, que es la adaptación inglesa de Genes, que en francés quiere decir Génova. Fueron los marineros que partían de este puerto quienes transportaron los pantalones al Oeste Americano, donde por su dureza fue ulilizado en la confección de lonas y ropa para trabajar en las minas. Fue allí donde Levis patentó su marca y comenzó a comercializar pantalones con remaches y variedad de bolsillos.

Su fabricación está ligada a la del algodón del que están fabricados y al azúl índigo con el que está teñida su urdimbre. Para su confección se precisan una media de 1,84 m cuadrados de tejido, que desde su inicio hasta su acabado consume 1.206 litros de agua,100 cc. de gasoil, 230 de gas natural, 20 cc. de propano, 220 cc. de gasoleo y un consumo de 0,39 Kw.h. de electricidad. Por su parte, el algodón con que está fabricado consume casi un tercio de todos lo plaguicidas utilizados en los EEUU. y le corresponde una media de 40 g. de nitratos, 20 g. de fosfatos y 30 g. de potasa.

Por su parte el azúl índigo, que aporta su color característico al pantalón, es uno de los tintes más antiguos que conocemos y que procede de la planta indigosfera. La tintura de los tejidos constituye una fuente contaminante de ríos, fundamentalmente en países pobres, debido a la cantidad de aclarados necesarios para que el color se fije en la tela. De hecho, por cada kilo de ésta se emplea un volumen medio de agua que oscila entre los 76 y los 360 litros.

Estas prendas, que en algún momento de la historia fueron símbolo de rebeldía juvenil, consumen gran cantidad de energía en su fabricación, además de contaminar campos con productos químicos y ríos con los tintes de su confección. Todo esto, unido al precio de la mano de obra, hace que su elaboración se realice mayoritariamente en países con escasa regulación medioambiental. Después de lo anteriormente señalado, no parece muy adecuado hacer un consumo exagerado de este tipo de prendas que, por alguna extraña razón, no ha sido objeto de denuncias de organizaciones ecologistas.

Anuncios

5 Comments

  1. Después de leer tu artículo dan ganas de pasarse al lino… pero quién es el guapo que le dice a mi mujer que me los planche.

    Un abrazo

  2. Buen informe. Pero ¿qué otro tipo de pantalón sustituye a los “jeans” ? (aquí le llamamos así). Es la prenda más usada por su larga duración y bajo precio.

    Otra contradicción más con la que tenemos que vivir.

    Un gran abrazo Arístides 😉

    Latina

  3. Imagino que despues de la guerra que han tenido con las pieles han hecho que quede en segundo plano per, si esto es asi, seguro que levantan guerra porque por menos se la han levantado a Coca-cola.

  4. Hola Arístides,
    Me he quedado…azul jean. Si ya me daban rabia, después de ver un documental de como se producían vaqueros a millones en condiciones infrahumanas en China, sólo me ha faltado leer tu post.
    Algo nuevo en lo que pensar, más contradicciones…Mis Levi’s me acusan.

  5. Yo sólo me pongo vaqueros negros…:-/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: