Skip navigation


NO APRENDEMOS GRACIAS A LA ESCUELA, SINO GRACIA A LA VIDA. Séneca

El Sol saldrá a las 5,57 h. y se pondrá a las 18.03 h.

Vayamos poniendo las cosas en su sitio en estos momentos en los que parece que, por fín, se le va a hincar el diente a la reforma del mercado de trabajo. Comencemos recordando que los causantes de este desaguisado fueron los bancos, las constructoras y las agencias de calificación crediticia. Esos que precisamente siempre estuvieron por la libertad del mercado y luego pidieron ayuda a los gobiernos. Hasta el punto de que se llegó a hablar de “refundar el capitalismo” ante el desastre de las políticas liberales en el mercado de capitales.

Dicen que “toca ajustes” y los invocan los gobiernos, la patronal y la banca. Precisamente quienes tienen contratos blindados, pensiones multimillonarias y a quienes, me temo, las políticas sociales y de reparto de la riqueza les importan un bledo. Uno se pregunta si quienes han acumulado capital sin precedentes con el que luego han especulado, tienen algún tipo de legitimidad para sentarse en una mesa de negociación y decir que hay que repartir sacrificios. Y es que parece que la doctrina verdadera es la suya, a pesar de que todos tengamos que pagar a escote esas políticas neoliberales que han defendido los poderes políticos y económicos en el pasado.

Los ajustes se quieren realizar aumentado las retenciones a los salarios medios y el IVA a toda la población, que es la mayoritariamente trabajadora. Es paradógico que apenas se toque la política fiscal, la lucha contra el fraude a hacienda y que se haya eliminado el impuesto sobre el patrimonio. Las reformas, hasta el momento, se han realizado para el beneficio del capital y de las rentas altas.

Cuando había superávit en las cuentas se decía que, con ello, el Estado se hallaba en mejor situación en caso de precisar endeudarse. Ha faltado tiempo para que los estudiosos de la economía nos recuerden que la convergencia con Europa nos obliga a recortar prestaciones sociales y bajar los impuestos a las empresas y a las rentas altas como medio de incentivar la economía. Hasta el punto de que el objetivo en las negociaciones entre patronal, trabajadores y gobierno es el de generar ajustes en los derechos laborales y sociales de los trabajadores. La creación de empleo queda supeditado a que quienes no han provocado el desaguisado lo arreglen con sus impuestos y el aumento de la competencia por la vía de la precariedad laboral.

Se pretende abaratar el despido haciéndolo más fácil y flexible para el empresario. Cuando lo cierto es que es el mismo quien administra una temporalidad que es el doble de la europea, lo que le ha permitido, de una forma rápida, deshacerse de más de 2 millones de trabajadores en año y medio que además soportan unos horarios nada lógicos con sueldos mileuristas. Lo han hecho, fundamentalmente, por la vía del contrato temporal que no da derecho a ningún tipo de idemnizaciones. Mientras tanto, el gobierno pretende dar confianza a una patronal que ha ganado dinero a raudales en los años de bonanza con muy poca inversión en la economía real y una escandalosa especulación en la llamada economía del ladrillo.

Mientras esto ocurre, nadie se plantea que el dinero puesto por el Estado que termina como ayuda a la banca o al sector financiero, retorne mediante activos públicos con presencia en las empresas beneficiadas. De la misma forma, tampoco entra en la imaginación de los gobernantes establecer impuestos especiales para las máquinas que destruyan empleo, ni recuerdan a los empresarios que, de la misma forma que amortizan las máquinas, deben amortizar los despidos de los trabajadores guardando el capital para cuando haga falta.

Anuncios

One Comment

  1. El otro dia escuche a alguien de la patronal decir que no se puede hablar del despido por causas organizativas o de produccion (coste 20 dias/año trabajado) porque no se aplicaba por culpa de los sindicatos.

    La sra del sindicato le contestaba que habia que acreditar esas causas, cosa que el sr. de la patronal parecia no entender.

    Su replica fue que al final, se veian obligados a pagar la indemnizacion como despido improcedente (a ver de quien es la culpa), para aligerar el proceso y que incluso se habian llegado a pagar MAS de los 45 dias por año trabajado que dicta la ley.

    Hasta aqui bien, aunque yo no me lo creo, porque tu despides a una persona y si no esta de acuerdo le provisionas el dinero en el juzgado y listo. Contra eso, el trabajador no puede hacer nada.

    Total, luego sale con que eso le parecia ilegal, porque la indemnizacion que prevee la ley es de 45 dias por año trabajado. Me hubiera encantado estar alli para decirle ¿Entonces los blindajes en los contratos son ilegales?

    En fin, siempre es lo mismo. Cada cual defiende legitimamente sus intereses, pero a mi, no me gusta que se digan mentiras porque la relacion empresario-trabajador debe ser una relacion de cooperacion y no de sometimiento y utilizar mentiras para poder argumentar algo que deberia ser positivo para ambos, me resulta indignante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: