Skip navigation


CUANDO SE SABE QUE LA JUSTICIA ESTÁ DE UNA PARTE, ES INDECOROSO MANTENERSE NEUTRAL de J.F. Castelli

Hay reparaciones que por el roto que ocasionan en el bolsillo bien se merecen un buen improperio en el momento del pago. El adjetivo calificativo -aquí añádanse todos los insultos apetecibles- debe ser recibido como parte del efectivo de la minuta. Se trata de esas reparaciones urgentes en las viviendas, en las que estamos literalmente vendidos y en manos de unos gremios asaltadores de caminos.

La mayoría de ellos no informa del coste real de la reparación porque no incluyen el precio de la mano de obra. En el caso de realizar el presupuesto y no ser aceptado habrá que abonar el precio del desplazamiento como si se hubiera realizado en calesa acompañada de siervos con librea. Suele ser habitual añadir el abono de extras en concepto de nocturnidad y urgencia; al que habrá que sumar en el recibo de teléfono la llamada a un 902.

Facturas de más de 400 euros por abrir una cerradura con una tarjeta de crédito o de 500 euros por cambiar un magnetotérmico de la luz son habituales y no causan ninguna sorpresa entre quienes, a decir de ellos, se ganan la vida muy honradamente en el sector, ejerciendo lo que para el común de los mortales es usura. El agujero que ocasionan en el bolsillo suele ser antológico y la factura debiera ser enmarcada en un cuadro, presidiendo el rincón más querido, como recuerdo de nuestra explendidez, al menos por un día, en los que actuamos como si fuéramos ricos.

Anuncios

2 Comments

  1. A mi me ha ocurrido una vez con el termo de mi casa y no creo que me vuelva a ocurrir, porque no hay cosa de la que esté más arrepentido y más me duela, que no haber mandado al tio a paseo con la mierdecilla que me cambio.

    He pagado una vez la novatada y no volverá a ocurrir.

    No me extraña que luego se quejen de que la gente tira las cosas “nuevas” en vez de repararlas.

    A partir de ahora prefiero tirar lo que sea o arreglarlo yo mismo, antes que acudir a un sinverguenza de estos.

    La mayoria de las cosas que arreglan pueden solucionarlas cualquiera preguntando en una tienda de repuestos, de electricidad o de fontaneria.

    Lo que nosotros no podemos arreglar, es porque la solucion es mas cara que tirar y comprar de nuevo.

    Una pena, sin duda, para el ecosistema.

  2. Por lo que leo, aquí y allá existen este tipo de especuladores de nuestra necesidad y urgencia. Lo sabré bien yo que lo he sufrido en experiencia propia.

    Pero por mucho que petaleemos, no hay mucho que hacerle, eh?
    ‘Los service’ saben que no podemos prescindir de ellos, razón por la cual cobran lo que se les venga en gana.

    Es un circulo vicioso

    Un abrazo enorme Arístides 🙂

    Latina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: