Skip navigation


LA VIDA NO VIVIDA ES UNA ENFERMEDAD DE LA QUE SE PUEDE MORIR de Carl G. Jung

Desde que están aumentando las tasas de paro tengo una amiga -psicóloga de profesión-, que no da abasto en tratamientos contra la depresión y la ansiedad. Me dice que es consciente de que algunas personas abandonan la consulta por falta de recursos y que otras posiblemente no le abonen los honorarios nunca. Cree en la escucha activa y en su buena práctica profesional pero, al igual que sus pacientes, conoce bien cual es la mejor solución a sus desgracias.

Piensa que es un mal contagioso que se está desarrollando en el imaginario colectivo de un país sumido en la desesperanza y la culpabilidad por haber hecho las cosas tan mal. No se puede cargar la responsabilidad de lo ocurrido a nadie en concreto; en especial, cuando hemos llegado a esta situación por causa de nuestra cultura laboral y nuestra laxitud al encarar la vida. No fuimos previsores en la época de bonanza y ahora, que tenemos las siete plagas de Ejipto sobre la cabeza, nos lamentamos y lloramos como Boabdil lo hizo al entregar las llaves de una ciudad construida para el disfrute de los sentidos.

Precisamos de proyectos ilusionantes, de esos que ponen las pilas a un país porque se la juega ante el mundo. Necesitamos reconocernos en la adversidad y encarar retos que transciendan nuestras fronteras, porque ahí sí podemos poner a funcionar al sistema productivo con un objetivo común. El mazazo del paro nos ha puesto de rodillas; pero con la cabeza agachada y el lamento torpe no nos va ha llegar el maná como a Moisés en el desierto. Lázaro estaba muerto y le lloraban hasta que alguien le dijo “levantate y anda” y al igual que el Fénix alzó el vuelo desde sus cenizas. Este país necesita creer en su iniciativa, cada uno a su nivel, con el autoempleo si es preciso, y empezar a tomar decisiones que le permitan desarrollar empresas.

Cada individuo tiene su talento y es el momento de sacarlo a la luz, y comenzar a poner en valor esas grandes capacidades que tenemos. En este desastre no podemos esperar a que la ayuda internacional venga a sacarnos de los escombros. Tendremos que ser nosotros solitos, quienes con nuestro buen hacer, nuestra previsión y nuestros recursos emprendamos proyectos que nos ubiquen en la realidad del mundo en que vivimos. Busquemos nuestro nicho productivo y hagamos de nuestro aguardiente el “agua de vida”.

No podemos vivir de lamentaciones, y menos cuando es tiempo construir nuestras vidas dando lo que tenemos, con una conciencia de que queremos y podemos; cada uno a su nivel, pero con la determinación de que somos capaces de hacerlo. Habrá que realizarlo con nuevos modelos de producción, con otras reglas de trabajo y hasta quizás, dejándonos pelos en la gatera. Pero… hagamoslo, ¡hostias¡.

Anuncios

8 Comments

  1. Tienes toda la razón,que siempre esperamos que los demás nos resuelvan el problema y nosotros hacemos bien poco por querer solucionarlo.

    Hay un libro que se llama DESCUBRE EL SECRETO y la verdad es como una guía para conseguir de verdad saber lo que quieres o esperas de tu vida,hacer,sentir,disfrutar ,apasionarte, en tu vida ,que seguro que es muy diferente de la de otro ,aquí enseña a hacer una lista con 15 propósitos o anhelos que querrías no cosas físicas ¿CUANDO MI VIDA ME SIENTO BIEN ES POR?O ¿MI VIDA IDEAL SERÍA SI?
    o así por el estilo,o cosas o acciones que nos harían felices o mejores,después ir viendo cual es la prioritaria comparado una con la otra hasta,bueno en mi página pongo un poco como va si quieres ver los esta en

    http://queser.wordpress.com/

    • Te lo has currado. Dejas un pedacito de tu VIDA en ella y dices lo que sientes. Ante ello no cabe la crítica; sólo el respeto y el agradecimiento por ello.

      Te seguiré visitando.

      Un saludo y que tu bitácora te reporte muchas satisfacciones.

      • Muchas gracias por el cumplido, y por visitar mi blog ,solo son reflexiones y parte de mis cosas que me guste hacer como pintar,leer,escribir,los animales ,las plantas y la naturaleza,y las personas humanas que aporten algo a la vida,sea pensamientos ,conocimientos o principios.
        Nada más

  2. Y nada menos; en una sociedad en la que nadie da nada, es mucho.

  3. si diéramos más y exigiéramos menos,las cosas serían diferentes,pues si los primeros que no damos somos nosotros,como vamos ha recoger, han un dicho que dice,”EL QUE SIEMBRA RECOGE” Y OTRO “EL QUE SIEMBRA TRUENOS RECOGE TEMPESTADES”,yo soy más del primero,hay que sembrar aunque no esperes recoger nada ,pero alguna vez de lo que siembres brotará algo que se podrá aprovechar,como yo sembré mis opiniones y e recogido alguna que otra que me ha gustado,alguna que no ,pero en fin como en la vida,”para gustos colores”

    nada que te agradezco que me lo agradezcas,es que somos un par de agradecidos

  4. Si esperamos a que nos saquen de este agujero vamos “apañaos”. Tenemos que ser nosotros mismos, cada uno con sus habilidades y sus limitaciones, los que hagamos posible un giro de 180º.

  5. Hay quien ha tratado de anticiparse a las bajadas y subidas de la bolsa, intentando conseguir estadisticas de medicamentos antidepresivos.

    La relación causa-efecto creo que está más que probada.

    Cuando hay dinero por medio todo está bien (mayoritariamente). Cuando no lo hay, aumentan las separaciones (ahora se dice que no por lo que supone la hipoteca), los disturbios familiares, la tensión social y laboral (compañeros que compiten y se pisan), asi como empresas.

    La tensión, como ocurre actualmente, se palpa en el ambiente.

    Yo creo, como apuntas y dejas entrever, que en epocas de vacas gordas hay que saber guardar para las flacas y que los momentos de vacas flacas, pueden ser momentos en los que bajan los ingresos pero puede ser una gran oportunidad para reciclarse, aprender idiomas o perfercionarse en el oficio o cargo que desarrollemos.

    El problema es que no nos sabemos conformar con lo que tenemos y la sociedad nos impulsa a ir y a comprometernos demasiado. Cuando las cosas van mal no podemos hacer frente a nuestros compromisos y surgen los conflictos y los problemas.

    Es curioso, pero el resultado de los más de 3.000 consejos publicitarios que recibimos al día para que seamos más felices no hacen más que distorsionar nuestras vidas y provocarnos infelicidad.

    • con eso de los anuncios que dices,que no hacen hacer infelices os pongo aquí la de dos anuncios positivos para anunciar algo el primero es de la coca cola.

      luego este otro de megustaleer
      http://www.youtube.com/watch?v=vQrbtNPNYsA por eso no es lo que se anuncie sino como se anuncies lo que hace que un anuncio sea positivo o negativo,nos motive,o nos haga sentirnos unos desgraciados


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: