Skip navigation

“HAY MALES MAYORES QUE LO DE HAITÍ, COMO NUESTRA SITUACIÓN ESPIRITUAL”


Monseñor Munilla no tiene desperdicio. Desde luego no ha llegado a su obispado de Guipuzcoa tocado de la mano de Dios; más parece que el espíritu santo sopló a favor de Rouco. Este prelado tiene chispa y supera en juego a lo que pueda reportar un
casino.

Su llegada a la diócesis ha sido triunfal. Por lo pronto, lo hace con un escrito en el que el 80% de los párrocos a sus órdenes se manifiestan en contra de su nombramiento. A alguno de ellos, como es el caso del franciscano José Arregui, le ha impuesto el silencio por denunciar la existencia de un dossier, en el que el entonces cura Munilla, guardaba información sobre sus compañeros. Como consecuencia de ello, al día siguiente de tomar posesión de la diócesis, le presentó la dimisión el anterior equipo de su antecesor.

Dijo que llegaba para enraizarse, como si el no fuera ya guipuzcoano, en el pueblo y al día siguiente apareció tocado por un txapela a la francesa. Alguien le tuvo que recordar, que en el País Vasco, lo usual y propio es que ésta sea grande y con el rabo en su centro, tieso; que para pequeñas y ladeadas ya están las del país vecino.

Por último, manifiesta ser cercano a las víctimas de la violencia. Cosa loable y necesaria si no fuera porque al día siguiente dice “que hay males mayores que lo de Haití, como nuestra situación espiritual”. No me imagino a monseñor diciéndoselo a la geta a los afectados y a entidades como COVITE o Foro de Hermua.

Quien esto escribe se siente cercano a muchos cristianos, con los que se cree capaz de viajar de la mano hasta la muerte, donde las creencias de cada cual nos separan. Que estos me disculpen si no puedo pedirle a su Dios que le perdone, porque estoy convencido que si sabe lo que hace. Dirá que la culpa, como casi siempre que se obra con desmesura, es de una mala interpretación de los periodistas; al igual que lo dijo sobre sus declaraciones sobre los homosexuales, a los que considera enfermos. Con prelados como él sólo deseo estar en el infierno, donde por mis creencias no puede estar, pero él con las suyas si.

Anuncios

2 Comments

  1. ¿Cómo hace uno para borrarse de esto de la Iglesia católica? Mas que nada , para que cuando los habitantes del futuro encuentren datos de nuestra civilización, no me incluyan en ese registro…
    Para borrarse : http://www.apostasia.es
    Ayuda a Haití : https://www.cruzroja.es/pls/portal30/portal.donante.donativo
    Un abrazo.

    • Me temo que aunque te sea posible la marca que deja es para siempre.

      Hoy he apagado la TV. No quiero saber más de Haití. Con lo que he visto y oido es suficiente. A partir de aquí, -no quisiera, pero será así- entrarán en escena los reality show y otros harán su festín con la carnaza de Haití.

      Haré mi aportación -que es de justicia- y tomaré a cada “mantero” como ciudadano de ese país.

      Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: