Skip navigation


En este solar ibérico en que hay suelto tanto pirata del coger la bolsa y salir corriendo se comienza a hablar, y mucho, de productividad. Así, a secas. Somos poco productivos, se dice. Palabra mágica que me da más miedo que el nublado que tenemos encima. Uno teme que algún día, cuando llegue a su preciado y muy querido trabajo, le digan, por las buenas, que tiene que ponerse las pilas y que no hay otra, en un ejercicio de democracia, que trabajar más horas o hacerlo más rápido por el mismo sueldo. Problema solucionado.

Quienes ya mostramos calva oronda y conocemos lo que es escupir para arriba y que te caiga encima, que ya es mala suerte, nos tememos congelaciones de sueldo con la disculpa de contener los gastos y así, frenar la inflación y evitar que suban las materias primas. Sospecho que no habrá inconveniente en realizar planes de formación, siempre con la condición de que sea fuera del horario laboral y de que lo pague rita, que además es santa.

Muchos zorros plateados recortarán la inversión, que pasará a tener la consideración de costo. Nos recordarán que los hijos de puta -con perdón, pero así se dice- de los bancos no financian y que la caja de emergencias está para imprevistos. Por último, no faltará quien nos diga cuánto bien haríamos en consumir para que el mercado se mueva, el capital fluya y nuestra empresa, porque ahora es nuestra, se posicione adecuadamente.

En un intento de ser más productivos se nos pedirá flexibilidad horaria, cuando no laboral. Rizaremos lo imposible y por aquello de dar servicio, y porque no genera gasto, se nos pondrán horarios nada compatibles con los de nuestras familias. No importará que al medio día comamos hasta hartarnos, con copa, puro y siesta incluida, que es costumbre del país; pero luego, a la tarde o durante el fin de semana, allí estaremos firmes porque queremos y vamos a ser productivos para gloria nacional. Nada de I+D+i, que gasta papel y no estamos para que otros vengan a enseñarnos lo que después de tanto años ya sabemos.

Los que saben han dicho que tendremos que trabajar más y mejor para reflotar nuestras empresas, que tendremos que consumir para reactivar la economía y arrimar el hombro para pagar unos impuestos más altos a consecuencia del aumento del déficit público. Y todo para salir de esta crisis, que empezó siendo bancaria -manda huevos-, pero que en realidad lo es por un desarrollo que ha entendido que las materias primas que proporciona la tierra son gratis. Y que así, por la cara y con un par bien puestos se pueden explotar sus recursos en pro de un consumo sin límites al estilo Sra Beckham.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: