Skip navigation


No es bueno hacer leña del árbol caído, pero es cierto que, dependiendo de su tamaño, el poder realizarlo tiene su aquél. Mientras un mantero es expulsado del país (el hecho sucedió en la población cántabra de Castro Urdiales) por vender CDs, el dueño de Air Comet se pasea por el mundo, después de haber estafado el sueldo a más de 600 trabajadores y el importe de los billetes a unos millares de viajeros. Con un par; así, a lo grande.

Mientras el empresario caído se aferra a su puesto de presidente de la CEOE, pide al gobierno una ayudita de 110 millones de euros. Al mismo tiempo, trabajadores y usuarios reclaman al mismo gobierno recolocaciones y billetes. En fin, que en este país de listillos, la culpa siempre la tiene el mismo. Ni dios se da por enterado de sus desmanes, ni se hace responsable de sus decisiones, porque la responsabilidad siempre es de otro.

Y así nos va, bebiéndonos la vida a trago largo mientras sea otro quien pague o le podamos endiñar la papeleta. Cuando la cosa va bien nos mimetizamos como el camaleón y aquí todos amigos. Pero en el momento en que se tuercen las cosas sale a relucir nuestra sabiduría ancestral, heredada de siglos de mestizaje, para mirar hacia otro lado, poner cara de sorpresa y apuntar con el dedo acusador.

Cuando caen chuzos de punta y la tormenta nos pilla con la barbacoa, como ejemplo de cinismo muy propio de lo hispano, miramos a otro; a ese pardillo hombre del tiempo, al que ese día ni siquiera consultamos. En Air Comet nadie vio venir el desastre. Como siempre, todos mirando hacia otro lado, al suyo. Tiempo habrá después, cuando el desastre nos fastidie la barbacoa, para exigir derechos y justicia; cada uno la nuestra.

Mientras tanto, un mantero es expulsado del país por vender CDs y no tener a quién echarle el muerto. No ha aprendido que en este solar ibérico se juega a “tonto el último” y a que la culpa siempre la tiene otro. Quizás sea porque él siendo joven ya tuvo que coger la vida por los huevos y enfrentarse a ella en una patera a vida o muerte. No entenderá por qué quienes disfrutaban de la fiesta acusan al gobierno por terminarse la bebida.

Anuncios

One Comment

  1. En este país de pillos así funciona la cosa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: