Skip navigation


Fue un accidente. Diego no mató a Aitana. Acusado de violar y de matar a una niña de tres años tuvo que ver su honor mancillado por un error que nadie pagará. Los médicos que atendieron a la pequeña creyeron ver desgarros en ano y vagina, quemaduras y malos tratos.

Ahora poco importa que el informe del forense diga que las causas fueron fortuitas, como consecuencia de haberse caído de un columpio. Habrá quien quiera trasladar la polémica hacia el ambulatorio El Mojón por no haber dado la importancia que se merecía la caída. Es posible que los facultativos de los dos centros hospitalarios donde fue atendida tengan alguna responsabilidad. La justicia lo dirá.

Quienes sí se irán de rositas serán los responsables esas televisiones, tertulianos y periodistas que mercadearon con una noticia sin confirmar. Acusaron de malos tratos y estrupo, e incluso mostraron imágenes de una persona esposada que era insultada por el clamor popular. No se les caerá la cara de vergüenza, ni pedirán perdón públicamente. Recurrirán al secreto profesional y la libertad de expresión para escurrir la equivocación.

Si se confirma el informe del forense, el caso será de una gravedad tal, que merecería una revisión profunda de sus protocolos de actuación. No debe bastar con que Diego sea puesto en libertad sin cargos. Ese hombre merece una reparación moral que debiera salir de quienes se lucraron dando una noticia errónea. La policía debiera cuidar que el traslado pueda ser degradante hacia el detenido hasta que no se produzca el juicio. Los jueces, por su parte, no pueden ser tan permisivos hacía, la ya habitual, fuga de información de los juzgados.

El estamento policial, judicial y sanitario han podido cometer errores de bulto; pero nada comparado con el tratamiento informativo del cuarto poder. Va siendo hora de que la prensa utilice los editoriales para pedir perdón, firmando con nombres y apellidos y dedicando el tiempo necesario en momentos de máxima audiencia a la reparación del honor de Diego.

Anuncios

3 Comments

  1. Hola Aristides,
    Me estremeció la noticia y, como espectadora, me la creí absolutamente. Caí en la trampa de una manipulación que proviene de un mal periodismo y un mal sistema. Pero…condené. Por la parte que me toca , pido disculpas sinceras a Diego.
    Espero que este grave error , sirva para modificar las cosas…aunque, en España,necesitamos unos años y varias peleas políticas entre bandos para que pase algo.
    Lo siento, hoy estoy de lunes.
    Gracias por incluírme en tu Blogroll.

  2. Desde hace mucho tiempo se esta jugando con la presunción de inocencia, la actuación seria y responsable de la justicia, la contrastación de la noticia, y la objetividad del periodismo.

    Hemos pasado al “una noticia no es noticia (si no rumor) hasta que no está lo suficientemente contrastada” al “no dejes que la verdad estropee un buen titular” y del “dejemos que la justicia actúe en consecuencia” a los juicios paralelos.

  3. Hola!!
    Encontré tu blog gracias a Historias de la Historia 🙂 y la verdad: no puedo estar más de acuerdo contigo. el periodismo últimamente deja mucho que desear.
    de todas formas http://www.youtube.com/watch?v=ePYnj9Qgpe8 en ese video aparece el comentario de Dieter (periodista de Libertad Digital…con este comentario suele empezar el telediario de las 21h) que habla del caso. es uno de los pocos periodistas que han pedido perdón. algo es algo


One Trackback/Pingback

  1. […] Para este caso os dejo un enlace a “la bitácora de Arístides”: Diego no mató a Aitana. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: