Skip navigation

Me encantan esos pícaros que con poco esfuerzo y mucha imaginación se chulean del mundo y con un par, se lo calzan por montera. Magnífico ha sido ese matrimonio de Virginia que sin estar invitado -ni contar con autorización-, se saltó todos los controles de seguridad, colándose en la Cena de Estado que Obama dio en honor del primer ministro Indio.

Los Salahi, se vistieron para la ocasión y dando todo un espectáculo de buen hacer, se fotografiaron con los invitados y participaron del ágape. No fueron descubiertos hasta que ellos voluntariamente colocaron en Facebook las fotos en el colmo de la socarronería. Estos pícaros dieron una lección de transformismo que sonrojó a los servicios de seguridad de la Casa Blanca e hizo que muchos se rieran de ellos.

Antológico me parece ese truhán que ha estafado 700.000 euros a acaudaladas amantes en la cornisa cantábrica. El fulano siendo español se ha hecho pasar por rico heredero Británico repartiendo sus encantos entre las damas. Educado y elegante -vestido con finos trajes a medida-, se ha hospedado en los mejores hoteles y ha disfrutado de restaurantes donde la comida es arte. Todo a cuanta de bellas amantes adineradas puestas a sus pies.

El timo es colosal y sofisticado, hasta el punto que simulaba un idioma que no conocía. Nuestro truhán vivió a costa de la alta alcurnia, degustó la refinación de la clase adinerada, puso cuernos y tuvo amantes. Fue mantenido y estafó una importante cantidad de dinero que le suministraron quienes se rindieron a sus encantos.

Los hechos recuerdan a la novela picaresca de “Rinconete y Cortadillo” o al “Lazarillo de Tormes”, dónde el personaje de extracción baja se mofa de los caballeros con una fina ironía. La sátira tiene su aquel, porque no puedo dejar de identificarme con el burlón; al que aprecio y me hace pasar un rato agradable.
Las víctimas quedan retratadas como pardillos -a las que el daño que se les hace es excaso-, que sucitan la sonrisa y el comadreo.

Anuncios

2 Comments

  1. Nuestro país siempre ha sido prolífico en pillos, pícaros y truhanes. Lamentablemente, muchos de ellos se han reinventado y ahora son vulgares políticos.

    Un saludo

  2. Como se suele decir:
    para entrar donde tú quieras
    no tienes más que seguir
    tal si el sitio conocieras.

    Así puedes avanzar
    hasta dentro de una boda,
    colarte en un recital
    y presentarte en los Óscar.
    Hasta dentro de un quirófano
    se podría colar alguno
    y hasta llevarse unos órganos
    y venderlos por el mundo.
    Basta entrar muy sonriente
    y saludando seguro
    a todo el que tú te encuentres
    mientras avanzas muy chulo.

    Y si no que le pregunten
    al mismísimo de Obama
    porque se ha dado de bruces
    con un señor y una dama
    que, parece a todas luces,
    con cierta frecuencia estafan
    y a cualquier fiestorro acuden
    entrando en él por la cara.

    Es lo que alguno conoce
    como “entrar a la cocina”
    tanto que así en el deporte
    es como se denomina
    al que con arte se pone
    justo en el área vecina.

    Mas termino ya esta rima
    porque acaban de pasar
    por mi lado en la cocina
    dos personas sin mirar
    con actitud decidida.
    ¡A ver si van a robar
    o a comerse mi comida!.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: