Skip navigation


Dicen que la capital de los Cátaros huele a violetas. Siempre me hospedé cerca de su Catedral o en las callejuelas estrechas que siempre gustan a los visitantes. En esta ocasión lo hice en la plaza por excelencia: la Plaza Willians, tan cerca de todo. Entorno a ella, en el Capitol o en la calle Tour que lleva a San Sernin, llegaron los republicanos españoles. Allí se asentaron -alrededor de 20.000-, se organizaron, realizaron congresos y fundaron un hospital.

Me alegré que el Ayuntamiento de Toulousse diera su nombre a un dique del río y que editara una guía para visitar los lugares en los que dejaron su presencia. Venían de perder una guerra y muchos se alistaron en la Falange Extranjera y fueron enviados a luchar a Argelia; otros, formaron parte de la Resistencia Francesa. Sus tanques con nombres españoles pintados, fueron los primeros en entrar en París el día de su liberación.

La mayoría no volvió a España. Se asentaron en sus calles y como dice su alcalde: “contribuyeron hacer de Toulousse una ciudad un poco más española y más republicana”.

En toulousse se habla español. Sus descendientes abrazaron la cultura francesa y escribieron en los buzones y en los rótulos de las tiendas sus apellidos como placas póstumas que les recuerdan

Anuncios

One Comment

  1. Arístides.

    Me ha gustado mucho tu blog.
    He observado que me has enlazado, así que yo haré lo propio.

    Nos estaremos viendo 🙂

    Un gran abrazo y suerte!

    Latina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: