Skip navigation

El Estado del Vaticano ha cerrado su ejercicio fiscal con un déficit de 9 millones de euros. Parece ser que las causas hay que buscarlas en una crisis financiera que afecta al ámbito global y particular.

Los fieles no están dispuestos a mantener las ofrendas. Sobretodo después de los juicios por pederastia en países católicos como EEUU, Australia e Irlanda.

Le costó a la curia recuperarse de las operaciones poco claras y transparentes de la época de Monseñor Marcinkus y el banco Ambrosiano. Casimir Scola cuando se retiró en 2006 logró dejar unas cuentas saneadas, siendo sus compatriotas americanos los que tenían el honor de ser los mayores contribuyentes al cepillo de san Pedro.

Los problemas no vienen sólos. En España tienen problemas con Cajasol, que busca compañero de viaje, para evitar la quiebra de la caja dependiente del Arzobispado de Córdoba.

En fin, la diplomacia Vaticana necesita recursos económicos para expandir la doctrina de un Jesús humilde y amigo de los pobres. Que no tuvo casa, ni dinero para pagarse un buen abogado cuando fue acusado y sentenciado a muerte. Mientras tanto, llora la Piedad de Miguel Angel con sus hijo en brazos a la entrada de la Basílica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: